Noticias

Las vitaminas del complejo B pueden no ayudar a prevenir episodios cardiovasculares

octubre 15, 2009

Los resultados de ensayos de intervención sugieren que no existe evidencia que apoye el uso de vitaminas B para reducir los niveles de homocisteína en la prevención de episodios cardiovasculares, según una nueva revisión.

La revisión incluyó ocho ensayos aleatorizados controlados con 24.210 participantes. Los investigadores no hallaron evidencia de que las intervenciones para reducir los niveles de homocisteína, en forma de suplementos de vitamina B6, vitamina B9 o vitamina B12 administrados solos o combinados y en cualquier dosis comparado con el placebo o el tratamiento estándar, previene el infarto de miocardio, accidente cerebrovascular, o reduce la mortalidad total en participantes de riesgo o con una enfermedad cardiovascular establecida (1).

No obstante, los expertos criticaron que hay una gran cantidad de literatura científica para demostrar que existe un vínculo entre las vitaminas B y un menor riesgo de mortalidad cardiovascular. Declararon que la revisión puede llevar a confusión, ya que la mayoría de los estudios no incluyeron participantes con ‘niveles altos’ de homocisteína (entre 15 y más de 100 micromoles/litro), el indicador de unos mayores requerimientos de vitaminas B. El nivel inicial medio de 12.4 micromoles/litro en estos ensayos podría describirse únicamente como ‘moderadamente elevado’.

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de mortalidad en todo el mundo. Los motivos más comunes de su morbilidad y mortalidad son un escaso flujo de sangre al músculo cardiaco (‘cardiopatía isquémica’), accidente cerebrovascular y fallo cardiaco congestivo. Mucha gente con enfermedades cardiovasculares no presenta ningún síntoma y puede correr el riesgo de desarrollar un infarto de miocardio y accidente cerebrovascular. Entre los nuevos factores de riesgo para las enfermedades cardiovasculares que se han añadido a los ya establecidos ( diabetes mellitus, alta presión arterial, fumadores activos, perfil lipídico adverso en sangre), unos niveles elevados de homocisteína circulante se han asociado a un mayor riesgo de enfermedades ateroscleróticas.

La homocisteína es un aminoácido cuyos niveles en sangre están influidos por los niveles de las vitaminas del complejo B: cianocobalamina (B12), ácido fólico (B9) y piridoxina (B6). De ahí que se haya sugerido que la suplementación con vitaminas B pueda reducir el riesgo de infarto de miocardio, accidente cerebrovascular y angina de pecho. Las estrategias preventivas podrían orientarse a personas sanas con un bajo o alto riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares (prevención primaria) y a personas con una enfermedad cardiovascular ya establecida (prevención secundaria).

Pese a todo, existen dudas en cuanto a la solidez de la asociación entre la homocisteína y el riesgo de enfermedad cardiovascular. Los investigadores han afirmado que se necesitan más ensayos a gran escala y de alta calidad para consolidar o rebatir estos resultados.

referencias

  1. Martí-Carvajal J et al. Homocysteine lowering interventions for preventing cardiovascular events. Cochrane Database of Systematic Reviews, Issue 4, 2009.