Noticias

Los ácidos grasos omega-3 en fórmulas infantiles favorecen la salud ocular

febrero 8, 2010

Añadir el ácido graso omega-3 docosahexaenoico (DHA) a las fórmulas infantiles podría mejorar la agudeza visual de los bebés, según un nuevo ensayo clínico.

En este ensayo aleatorizado controlado, 244 bebés sanos alimentados con fórmulas infantiles de entre uno y nueve días de edad fueron asignados aleatoriamente a cuatro grupos que recibieron una fórmula suplementada con un 0,32%, 0,64% o 0,96% de DHA, o bien hierro como fórmula de control (1). Las fórmulas suplementadas con DHA también contenían un 0,64% de ácido araquidónico (ARA).

Cuando los bebés alcanzaron los 12 meses de edad, se midió su claridad de visión comprobándose que aquéllos que habían recibido la fórmula suplementada con DHA presentaban una mejor visión que los que recibieron la fórmula de control. Sin embargo, no se asoció que unos niveles de suplementación con DHA superiores al 0,32% de los ácidos grasos totales contribuyeran a una mayor agudeza visual. Estos datos apuntan directamente a unos perfiles de seguridad y tolerancia de los niveles de DHA de hasta un 0,96% de los ácidos grasos en fórmulas infantiles. Los investigadores han señalado que contaban con la seguridad y tolerancia de estas elevadas concentraciones de DHA, ya que están dentro del rango de concentración presente en la leche materna a escala mundial.

Aunque es consabido que la lactancia es la mejor forma de garantizar que el bebé reciba todos los nutrientes que necesita durante los primeros meses, las fórmulas infantiles son indispensables en casos en los que las madres no pueden amamantar a sus hijos, ya sea por motivos de salud u otras razones logísticas. El deseo de las madres de dar a sus hijos el mejor comienzo posible en la vida significa que existe campo de aplicación para el enriquecimiento. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA por sus siglas en inglés) ha declarado apropiados unos niveles de DHA (ácido docosahexaenoico) de 100 mg al día para bebés de entre 7 y 24 meses y de 200 mg al día en el caso de mujeres embarazadas y lactantes para contribuir al desarrollo normal de la vista tanto del feto como de los bebés y los niños.

referencias

  1. Birch E. E. et al. The DIAMOND (DHA Intake And Measurement Of Neural Development) Study: a double-masked, randomized controlled clinical trial of the maturation of infant visual acuity as a function of the dietary level of docosahexaenoic acid. American Journal of Clinical Nutrition. February 2010.