Noticias

Los ácidos grasos omega-3 podrían mejorar el rendimiento intelectual de los niños malnutridos

marzo 19, 2014

Según un nuevo estudio, un aumento en el consumo de ácidos grasos omega-3 podría mejorar la atención, velocidad de procesamiento, función ejecutiva y coordinación ojo-mano en niños con malnutrición.

El estudio aleatorizado controlado midió los parámetros neuropsicológicos de 50 niños de entre 8 y 12 años con malnutrición que recibieron a lo largo de 3 meses un suplemento diario de omega-3 (180 mg de ácido docosahexaenoico y 270 mg de ácido eicosapentaenoico) o placebo (1). Los resultados del estudio most- raron que más del 50 % de los niños del grupo de suplemento tuvieron una mejora mayor que los niños del grupo de placebo en 11 de las 18 variables neuropsicológicas. Coordinación, velocidad de procesamiento, atención, integración perceptiva y función ejecutiva mejoraron en más del 70 % de los niños que recibieron ácidos grasos omega-3. No se observaron beneficios en cuanto a memoria.

Los investigadores comentaron que estos resultados no respaldaron su hipótesis inicial, según la cual era de esperar una mejora en la memoria, fundada en hallazgos previos sobre la función de los ácidos grasos ome- ga-3 en el número de neuronas en el hipocampo. Aunque sí se dio una mejora en el grupo de intervención, también se produjo en el grupo de placebo, lo que indicaría que la memoria es más sensible a la estimu- lación exterior que al efecto de los ácidos grasos omega-3. Expertos observaron que el tiempo recomendado para las pruebas de memoria en niños es de 1 año, no 3 meses, como en este nuevo estudio. Por ello, sería necesario repetir la investigación de los efectos de los ácidos grasos omega-3 en la memoria utilizando un nuevo diseño experimental.

referencias

  1. Portillo-Reyes V. et al. Clinical significance of neuropsychological improvement after supplementation with omega-3 in 8–12 years old malnourished Mexican children: A randomized, double-blind, placebo and treat- ment clinical trial. Research in Developmental Disabilities. 2014; 35(4):861–870.