Noticias

Los ácidos grasos omega-3 podrían reducir el riesgo de demencia

mayo 27, 2013

Según un nuevo estudio realizado en Malasia, el aumento de la ingesta de ácidos grasos omega-3 podría contrarrestar el estrés oxidativo en personas mayores con deterioro cognitivo leve, un signo previo de demencia.

El estudio observacional calculó la ingesta de ácidos grasos omega-3 (basándose en un cuestionario de frecuencia de consumo de alimentos) y midió las concentraciones en sangre de hidroperóxidos lipídicos (LPO), un marcador de estrés oxidativo, de 67 individuos con deterioro cognitivo leve (DCL) y 134 personas mayores sanas (1). Los resultados mostraron que los participantes con DCL presentaban unos niveles sanguíneos de LPO significativamente más altos que los participantes sanos. El aumento de la ingesta de ácido eicosapentaenoico y ácido docosahexaenoico se asoció con unos niveles significativamente más bajos de LPO en el grupo con DCL.

Los investigadores señalaron que, de acuerdo con la investigación, el aumento del consumo de ácidos grasos omega-3 podría mejorar la función cognitiva, especialmente la atención, la memoria a corto plazo y la capa-cidad de recordar. Además, se demostró que unas concentraciones más elevadas de LPO estaban asociadas con una disminución de la función cognitiva en general, la atención, la memoria a corto plazo y la memoria inmediata, y con dificultades en el aprendizaje. Según los científicos, el ácido docosahexaenoico podría acelerar la producción de enzimas antioxidantes que activarían el sistema de defensa antioxidante para reducir el estrés oxidativo, lo cual parece contribuir a una pérdida progresiva de la función del cerebro.

referencias

  1. Lee L. K. et al. The role of long chain omega-3 polyunsaturated fatty acids in reducing lipid peroxidation among elderly patients with mild cognitive impairment: a case-control study. Journal of Nutritional Biochemistry. 2013; 24(5):803–808.