Noticias

Los ácidos grasos omega-3 podrían reducir el riesgo de fallo cardiaco

abril 6, 2010

Una mayor ingesta de ácidos grasos omega-3 podría reducir aproximadamente un 25% el riesgo de sufrir un fallo cardiaco en mujeres, según informa un nuevo estudio.

El estudio observacional utilizó cuestionarios de frecuencia de consumo de alimentos para analizar la ingesta de 36.234 mujeres de edades comprendidas entre los y 48 y los 83 años participantes del estudio Swedish Mammography Cohort (1). A lo largo de los 18 años que duró el estudio, se documentaron 651 casos de fallo cardiaco. El consumo de una ración de pescado graso a la semana se asoció a un riesgo un 14% menor de fallo cardiaco respecto a las mujeres que no consumían pescado graso.

Según los autores, los beneficios parecen estar relacionados con el contenido de ácidos omegas-3 del pescado. La ingesta máxima de ácidos grasos marinos omega-3 se asoció a un riesgo de fallo cardiaco un 25% menor.

Los beneficios del consumo de pescados grasos ricos en ácidos grasos omega-3 están ampliamente documentados. Hasta ahora, los ácidos grasos poliinsaturados (PUFAs) se han asociado a una mejora de los niveles de lípidos, una menor propensión a padecer trombosis, una mejoría de presión arterial y el ritmo cardiaco y una mejor función cardiovascular. Además de su efecto positivo sobre el corazón, los ácidos grasos omega-3 –especialmente el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA)– se han asociado a numerosos beneficios para la salud, incluyendo un menor riesgo de ciertos tipos de cáncer, un buen desarrollo del bebé durante el embarazo, la salud articular y una mejoría del comportamiento y el estado de ánimo.

referencias

  1. Levitan E. B. et al. Fatty fish, marine omega-3 fatty acids and incidence of heart failure. European Journal of Clinical Nutrition. 2010.