Noticias

Los ácidos grasos omega-3 pueden proteger contra al cáncer de próstata

agosto 14, 2009

Una mayor ingesta de ácidos grasos omega-3 puede proteger a los hombres contra el cáncer de próstata aun cuando tengan una predisposición genética a la enfermedad, según han descubierto los investigadores.

Un estudio ha comparado las dietas y los perfiles genéticos de 466 hombres que padecían cáncer agresivo de próstata con los de 478 hombres sanos de edades y distribución étnica similares (1). La edad media de los participantes era de 65 años, y los pacientes de cáncer fueron reclutados una media de 4,7 meses después de ser diagnosticados. Los investigadores hicieron rellenar a todos los participantes cuestionarios de frecuencia de consumo de alimentos, clasificando la ingesta de varios tipos de pescado como "nunca", "de una a tres veces al mes" o "una o más veces por semana". En todos los hombres se identificaron nueve tipos de mutaciones diferentes del gen de la cox-2, conocido por influir en la inflamación de próstata y por ser un factor de riesgo del cáncer de próstata.

Los investigadores hallaron que los hombres con cáncer mostraban una ingesta significativamente más alta de calorías, grasas y ácido linoleico (un omega-6) que los hombres sanos. Su consumo de ácidos omega-3, mariscos y pescado azul era, sin embargo, menor. Los hombres que comían pescado azul (p. ej., salmón) de una a tres veces al mes tenían un 36% menos de probabilidades de desarrollar cáncer agresivo de próstata que aquellos que apenas o nunca consumían este tipo de pescado, mientras que los que comían este pescado una o más veces a la semana presentaban un riesgo un 63% menor.

Los investigadores observaron que los hombres con una variante genética concreta de la cox-2 tenían 5,5 veces más riesgo de cáncer agresivo de próstata que los que no presentaban esa variante. No obstante, este elevado riesgo no se apreció entre los hombres que consumían muchos ácidos omega-3.

Se cree que los ácidos omega-3s disminuyen el riesgo de enfermedades cardiovasculares, cáncer y enfermedades autoinmunes y mejoran la salud cognitiva. Pese a que no se conocen muy bien los mecanismos para estos beneficios, se cree que pueden estar relacionados en algunos casos con una menos inflamación.

referencias

  1. Fradet V. et al. Dietary Omega-3 Fatty Acids, Cyclooxygenase-2 Genetic Variation, and Aggressive Prostate Cancer Risk. Clinical Cancer Research, 2009;15(7):2559–66.