Noticias

Los ácidos grasos omega-3 son seguros en dosis altas

julio 5, 2011

Según un nuevo estudio realizado en Noruega, el ácido eicosapentanóico y el ácido docosahexanóico no presentan efectos negativos en la salud en una dosis máxima de 6,9 g al día.

En la revisión, el Comité Científico Noruego para la Seguridad Alimentaria examinó las publicaciones pertinentes aparecidas entre el 2000 y el 2009 para analizar los posibles efectos negativos en la salud humana de los ácidos grasos omega-3 de los suplementos alimenticios y de los alimentos enriquecidos (1). En el estudio sistemático de la literatura, se constató un tiempo de hemorragia mayor tras el consumo de 6,9 g/día de ácido eicosapentanóico (EPA) y de ácido docosahexanóico (DHA) en pacientes con enfermedades coronarias tratados con medicación anticoagulante. No obstante, no se observaron efectos negativos en la salud en lo que se refiere a complicaciones hemorrágicas relacionadas con los suplementos de EPA y DHA. Además, no está clara la importancia clínica de los efectos de escasa malignidad constatados en la peroxidación lipídica con 3,5 g/día, en la inflamación con 5 g/día y en las molestias gastrointestinales con 6 g/día.

Los investigadores concluyeron que, tomando como base la literatura revisada, no sería posible identificar unos efectos claramente adversos del EPA y/o del DHA que pudieran utilizarse para establecer unos niveles de consumo superiores tolerables. Además sugirieron que un consumo por debajo de las recomendaciones de consumo de ácidos grasos omega-3 de la AESA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) podría desaprovechar la oportunidad de beneficiarse de unos efectos positivos en el desarrollo neurológico y en la prevención de las enfermedades coronarias. Por ejemplo, la AESA recomienda un consumo adecuado en adultos de 250 mg/día de DHA para el mantenimiento de una función visual normal y de 250 mg/día de EPA y DHA para la función normal del corazón.

En lo que respecta al consumo de ácidos grasos omega-3 entre la población noruega, los científicos observaron que la principal fuente de EPA y DHA para aquellos que no comen pescado o lo hacen en pequeñas cantidades son los suplementos alimenticios. Los consumos medios de EPA y de DHA en los diferentes grupos de edad oscilarían entre los 0,1-0,6 g/día sin suplementos y entre los 0,3-0,9 g/día con suplementos. El consumo de EPA y de DHA entre los niños es escaso.

referencias

  1. Norwegian Scientific Committee for Food Safety/Vitenskapskomiteen for mattrygghet (VKM): Evaluation of negative and positive health effects of n-3 fatty acids as constituents of food supplements and fortified foods. Opinion of the Steering Committee of the Norwegian Scientific Committee for Food Safety, Doc.no.: 08-707-final, 28.06.2011.