Noticias

Los antioxidantes no parecen prevenir la hipertensión asociada al embarazo

abril 8, 2010

Los suplementos diarios de vitamina C y vitamina E al principio del embarazo podrían no reducir el riesgo de trastornos hipertensivos como la preeclampsia durante el mismo, según un nuevo estudio.

En el ensayo aleatorizado controlado se asignó aleatoriamente a más de 10.000 embarazadas a iniciar una suplementación diaria con 1.000 mg de vitamina C y 400 UI de vitamina E o el correspondiente placebo además de las vitaminas que hubieran estado tomando para el embarazo (1). El seguimiento se llevó a cabo desde la semana 9-16 de gestación hasta el momento del parto.

Los resultados revelaron que la tasa conjunta de hipertensión asociada al embarazo, crisis convulsivas, proteína en la orina, preeclampsia, alteraciones sanguíneas o hepáticas, abortos, bebés de bajo peso y partos prematuros no difería estadísticamente entre los dos grupos. El índice conjunto de complicaciones fue del 6,1% entre las mujeres que tomaron las vitaminas durante el estudio y del 5,7% entres las que recibieron el placebo. Los resultados mostraron además que no existía una diferencia estadísticamente importante en cuanto a la incidencia de preeclampsia entre los dos grupos, con un 7,2% entre las mujeres que tomaron vitaminas frente al 6,7% de las que recibieron el placebo.

Los investigadores señalaron que estos resultados descartan de forma convincente los suplementos de vitamina C y E como un medio para prevenir trastornos hipertensivos del embarazo.

La función de los antioxidantes en la reducción del estrés oxidativo ha sido avalada por ensayos clínicos de menor envergadura que asocian la ingesta de altas dosis de vitamina C y E a un menor número de biomarcadores de preeclampsia, si bien estos resultados no han sido confirmados por estudios más grandes. Se desconocen las causas por las que algunas mujeres embarazadas desarrollan preeclampsia, aunque se cree que el estrés oxidativo está de algún modo relacionado.

referencias

  1. Roberts J. M. et al. Vitamins C and E to prevent complications of pregnancy-associated hypertension. New Engl J Med. 2010; 362:1282–1291.