Noticias

Los bajos niveles de vitamina D están relacionados con la esclerosis múltiple

diciembre 3, 2012

Según un nuevo estudio realizado en Suecia, las personas con altos niveles de vitamina D en sangre podrían tener un menor riesgo de desarrollar esclerosis múltiple.

En el estudio observacional, se midieron las concentraciones de vitamina D en muestras de sangre de 164.000 participantes (la mayoría mujeres embarazadas) que vivían en el norte de Suecia y se documen-taron los casos de aquellas que desarrollaron esclerosis múltiple (EM) (1). Las muestras de sangre de las personas que desarrollaron EM se parearon con al menos dos muestras de control de personas sanas recogidas en la misma fecha. Los resultados del estudio mostraron que los participantes con los mayores niveles de vitamina D (por encima de los 30 ng/ml) tenían un 61% menos de posibilidades de desarrollar
EM en una media de nueve años que las personas con menores concentraciones de vitamina D. No se observó un efecto protector en los niños cuyas madres tenían los mayores niveles de vitamina D durante
el embarazo.

Los investigadores comentaron que, puesto que no se halló un efecto protector en los bebés cuyas madres tenían mayores niveles de vitamina D en los primeros meses de embarazo, los hallazgos sugieren que el efecto protector podría empezar en meses posteriores del embarazo y después de éste.

Otro estudio comparó los datos de nacimiento de 151.978 personas con EM en países situados más o menos cerca del ecuador, con la diferencia de que las personas en países más cercanos al ecuador obtendrían más luz solar natural durante periodos más largos a lo largo del año (2). El estudio halló un aumento significativo del riesgo de EM en los bebés nacidos en abril y mayo y un riesgo considerablemente menor en aquellos nacidos en octubre y noviembre. Los resultados sugieren que las mujeres que dieron a luz en otoño tras disfrutar de la luz solar estando embarazadas durante los meses de verano tenían menor riesgo de tener un bebé que desarrollara más tarde la enfermedad.

Los investigadores concluyeron que la suplementación con vitamina D sería necesaria en las mujeres embarazadas que viven en países donde los niveles de luz ultravioleta son bajos entre octubre y marzo, condiciones que son similares a vivir en los estados del norte de EE. UU. durante el invierno.

referencias

  1. Salzer J. et al. Vitamin D as a protective factor in multiple sclerosis. Neurology. 2012; 79(21): 2140–2145.
  2. Dobson R. et al. The month of birth effect in multiple sclerosis: systematic review, meta-analysis and effect of latitude. J Neurol Neurosurg Psychiatry. Published online November 2012.