opinión experta

Los dietistas y los suplementos dietéticos

mayo 15, 2012

file

Leslie Bonci, directora del Sports Nutrition Program en el UMPC Center for Sports Medicine, Universidad de Pittsburgh, EE. UU.

“Las encuestas nacionales sobre nutrición muestran que muchos estadounidenses no consumen suficientes vitaminas y minerales, incluyendo el calcio, el zinc, el magnesio, el hierro, las vitaminas A y D, las vitaminas C y E y la vitamina B6 (1, 2). La Academy of Nutrition and Dietetics (anteriormente la American Dietetic Association) recomienda una mejora en los hábitos alimenticios generales como la primera herramienta para mejorar el consumo de nutrientes, pero en el documento de posición de la organización sobre la suplementación con nutrientes también reconoce que los suplementos dietéticos pueden desempeñar un papel importante a la hora de contribuir a que la gente alcance los objetivos nutricionales (3). El Consumo de Referencia Alimenticio establecido por el Institute of Medicine sugiere el consumo mediante suplementos de algunos nutrientes para determinados grupos de la población, tales como el ácido fólico para las mujeres en edad fértil y la vitamina B12 para las personas con más de 50 años. Las recomendaciones alimenticias para los estadounidenses de 2010 también incorporan estas recomendaciones
(4, 5). La National Osteoporosis Foundation reconoce que algunas personas pueden necesitar el consumo de suplementos de calcio y de vitamina D para alcanzar los niveles considerados necesarios para crear y mantener una masa ósea optima durante el crecimiento y la edad adulta temprana así como para reducir la pérdida ósea durante el envejecimiento (6). Los ácidos grasos omega-3 tales como el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA) se consumen en niveles muy bajos por parte de la mayoría de los estadounidenses y el aumento de su consumo podría mejorar su salud cardiovascular así como proporcionar otros beneficios (7).

El uso de suplementos en dieta es habitual entre los adultos estadounidenses (más de la mitad de la población usa estos productos) (8). Las encuestas muestran que el uso es mayor entre adultos de edad avanzada que entre adultos jóvenes, mayor entre mujeres que entre hombres y que aumenta conforme asciende el nivel de educación de los individuos. La mayoría de los consumidores de suplementos dietéticos afirma que su principal motivación es mejorar su salud o su bienestar generales, o responder a déficits nutricionales de su dieta (9). Sin embargo, se ha prestado menos atención al uso de los suplementos entre los profesionales de la salud y al hecho de que los recomienden a sus pacientes o clientes. En estudios anteriores, se observó un uso de suplementos dietéticos de forma periódica por parte del 70% de los dietistas y enfermeros practicantes, por parte de cerca del 60% de los farmacéuticos, enfermeros y dermatólogos; cerca del 50% de los médicos de familia, ginecólogos y ortopedistas y por parte del 37% de los cardiólogos (10, 11).

Posteriormente, se llevó a cabo una nueva encuesta para examinar hasta qué punto los dietistas usan los suplementos dietéticos o los recomiendan a sus clientes. En el estudio participaron 300 dietistas (96% mujeres, 84% entre los 30 y los 59 años, dispersados geográficamente en EE. UU.) a los que se preguntó en una encuesta en línea si usan y/o recomiendan suplementos dietéticos. Los resultados mostraron que:

  • El 96% de los dietistas entrevistados afirmó haber usado suplementos dietéticos durante el año precedente (el 74% de forma periódica, el 20% de forma ocasional y el 2% de forma estacional). El 3% afirmó haber usado suplementos en el pasado y haber dejado de hacerlo, y solo el 1% respondió que no los había utilizado nunca.
  • Entre los dietistas que afirmaron haber usado suplementos dietéticos al menos durante un tiempo, el 43% los había tomado durante un periodo de entre 4 y 10 años, el 20% los había tomado durante un periodo de entre 11 y 20 años y el 20% los había tomado durante más de 20 años. Solo el 16% los había tomado durante
  • 3 años o menos.
  • Las tres razones principales por las que toman suplementos dietéticos son la salud ósea (58%), los beneficios en la salud y el bienestar general (53%) y para cubrir necesidades nutritivas que no se cubren con la dieta (42%).
  • El 84% de los dietistas afirmó haber tomado suplementos multivitamínicos en el año precedente, en compara-ción con el 63% que había tomado calcio; el 47% tomó suplementos de omega-3 o de aceite de pescado; el 43% había tomado vitamina D; el 29% vitamina C, y el 23% había tomado vitaminas B.

Cuando se les preguntó si alguna vez recomiendan suplementos dietéticos a sus clientes, el 97% de los dietistas encuestados respondió que sí. No hubo diferencias significativas de prevalencia en cuanto a la recomendación de suplementos dietéticos dependiendo de la edad, la zona geográfica o los años en activo. Las principales razones para recomendar suplementos dietéticos a sus clientes son la salud ósea (70%), cubrir necesidades de nutrientes (67%), beneficios en la salud y el bienestar general (49%), bajar el colesterol (46%), la salud cardíaca (46%), patrón alimentario/vegetarianos/veganos (43%), salud digestiva o gastrointestinal (39%), control de la diabetes o la glucosa (27%) y desórdenes alimenticios (19%).

Aunque los expertos recomiendan con unanimidad un enfoque “alimentación ante todo” para alcanzar los nutrien-tes adecuados, también se ha reconocido que la mayoría de la gente hace un consumo en dieta insuficiente en algunos aspectos y que los suplementos dietéticos podrían contribuir a alcanzar las metas nutricionales. Los dietistas están mejor cualificados que nadie para evaluar el consumo de nutrientes adecuado y hacer elecciones razonables sobre el uso de suplementos en dieta para sí mismos y para sus clientes en casos en los que sea apropiado.”

En base a: Dickinson A. et al. Dietitians use and recommend dietary supplements: report of a survey. Nutrition Journal. 2012; 11:14.

referencias

  1. Moshfegh A. et al. What we eat in America, NHANES 2001–2002: Usual nutrient intakes from food compared to Dietary Reference Intakes: U.S. Department of Agriculture. Agriculture Research Service. 2005.
  2. Moshfegh A. et al. What we eat in America, NHANES 2005–2006; Usual nutrient intakes from food and water compared to 1997 Dietary Reference Intakes for vitamin D, calcium, phosphorus, and magnesium: U.S. Department of Agriculture. Agriculture Research Service. 2009.
  3. Marra M. V. and Boyar A. P. Position of the American Dietetic Association: nutrient supplementation. J Am Diet Assoc. 2009 ; 109(12):2073–2085.
  4. Institute of Medicine: Dietary Reference Intakes: The Essential Guide to Nutrient Requirement. Washington, D.C.: National Academies Press. 2006.
  5. Department of Agriculture and Department of Health and Human Services: Dietary Guidelines for Americans, Seventh Edition. In Washington, D.C.: Government Printing Office. 2010.
  6. National Osteoporosis Foundation: Calcium: What you should know. (Accessed July 2011 at: www.nof.org.).
  7. Harris W. S. et al. Towards establishing dietary reference intakes for eicosapentaenoic and docosahexaenoic acids. J Nutr. 2009 ; 139(4):804–819.
  8. Bailey R. L. et al. Dietary supplement use in the United States, 2003–2006. J Nutr. 2011 ; 141(2):261–266.
  9. Dwyer J. Why do Americans use dietary supplements? Presentation at American
    Dietetic Association Food & Nutrition Conference and Expo (FNCE). October 24, 2005.
  10. Dickinson A. et al. Physicians and nurses use and recommend dietary supplements: report of a survey. Nutr J. 2009 ; 8:29.
  11. Dickinson A. et al. Use of dietary supplements by cardiologists, dermatologists and orthopedists: report of a survey. Nutr J. 2011 ; 10:20.