Noticias

Los expertos advierten de deficiencias nutricionales durante el embarazo

junio 7, 2011

Los expertos critican que el riesgo de una deficiencia de micronutrientes durante el embarazo sigue siendo muy elevado en los países desarrollados.

 

Según explicaron los expertos que asistieron al 5. Hohenheimer Ernährungsgespräch, la dieta de las mujeres embarazadas no incluye, por lo general, muchos alimentos cuyos efectos para la salud son sumamente positivos (1). Un ejemplo serían los ácidos grasos omega-3, que se encuentran principalmente en los pescados grasos, destacó el Prof. Dr. Berthold Koletzko del Hospital Universitario de Munich. El consumo regular de pescado reduciría el riesgo de nacimientos prematuros un 30%, y en el caso de los embarazos de riesgo, más de un 60%. A esto habría que añadir otros efectos positivos sobre el desarrollo visual, motor y cognitivo, que se prolongan hasta los 8 años de edad. Es importante continuar la ingesta de ácidos grasos omega-3 después del parto y durante el periodo de lactancia. Para ello, basta con tomar una o dos porciones de pescado a la semana, siempre y cuando también se consuman pescados grasos. Si esto no fuera posible, los alimentos enriquecidos y los suplementos presentan una buena alternativa, comentaron los expertos. Durante el embarazo, la necesidad de vitaminas (especialmente las vitamina AD y las del grupo B), minerales y oligoelementos aumenta de un 30 a un 50% según el micronutriente.

 

Dentro de los micronutrientes son importantes el yodo y el hierro, pero sobre todo el ácido fólico, explicó el ginecólogo Prof. Dr. Peter Bung. A pesar de que existen estudios internacionales y a gran escala que destacan la importancia de tomar ácido fólico, las recomendaciones para su ingesta no se siguen adecuadamente en numerosos países desarrollados. En Alemania, por ejemplo, sólo alrededor de un 15% de las embarazadas recibe un aporte suficiente de ácido fólico. El resultado es un incremento del riesgo de defectos neurológicos, que pueden manifestarse en una etapa muy temprana del embarazo. Como solución, el médico aconsejó una mayor educación para la salud y enriquecer los alimentos con ácido fólico. En algunos países se pudo reducir el número de defectos neurológicos en más de un 70% gracias al enriquecimiento de la harina con ácido fólico. Koletzko señaló que, de acuerdo con los datos actuales, esta medida beneficiaría igualmente a la salud de la población en general, ya que en los países en los que se viene aplicando el enriquecimiento, no sólo han disminuido los casos de defectos neurológicos, sino también los de cáncer y enfermedades cardiovasculares. La objeción de que el ácido fólico pueda aumentar la incidencia de cáncer queda descartada al no existir pruebas.

referencias

  1. 5. Hohenheimer Ernährungsgespräch der Universität Hohenheim, AlemaniaMayo de 2011.