Noticias

Los expertos recomiendan duplicar la ingesta de vitamina C

agosto 9, 2012

Un nuevo análisis estadounidense sugiere que la cantidad diaria recomendada (CDR) de vitamina C debe aumentarse más del 100% sobre el nivel actual en adultos.

Tras examinar la bibliografía disponible, los investigadores concluyeron que es biológicamente posible que la vitamina C sea importante en la prevención primaria de enfermedades coronarias, accidentes cerebrovascu-lares y algunos cánceres, en especial el cáncer de estómago, como confirman con contundencia los datos epidemiológicos observacionales que muestran los beneficios de la vitamina C para reducir la hipertensión, la disfunción endotelial, la inflamación crónica y el estrés oxidativo (1).

Los extensos ensayos aleatorizados controlados (EAC) que actualmente se consideran el «patrón oro» para establecer la eficacia de los suplementos dietéticos en la prevención de enfermedades crónicas han resul-tado decepcionantes, porque muestran muy poco o ningún efecto beneficioso de la vitamina C. Sin embargo, los científicos sostienen que las CDR están principalmente diseñadas para probar la seguridad y la eficacia de los fármacos en el tratamiento de enfermedades y no son adecuadas para demostrar la eficacia preven-tiva de las sustancias presentes en el cuerpo humano y necesarias para el metabolismo normal, como las vitaminas y otros micronutrientes. Por tanto, la falta de pruebas patentes de los beneficios de las CDR no debería impedir que la ingesta recomendada de vitamina C se ajuste en el futuro. Las pruebas científicas de los estudios en humanos deberían bastar para justificar un aumento de la CDR de vitamina C, establecida actualmente en EE. UU. en 75 mg/día para mujeres y 90 mg/día para hombres, a la cantidad óptima de
200 mg/día en adultos. La cantidad propuesta garantizaría la saturación celular y tisular, no comporta riesgos y podría tener efectos significativos en la salud pública casi sin coste alguno.

Los investigadores indicaron que posiblemente un número importante de personas de EE. UU. y de todo el mundo tiene deficiencia de vitamina C. Incluso con las bajas CDR actuales, varios estudios de EE. UU. y Canadá han descubierto que entre un cuarto y un tercio de personas son ligeramente deficitarias en vita-mina C mientras que, en algunas poblaciones, hasta un 20% padece un déficit grave. Quizá sea el momento de examinar la totalidad de las pruebas científicas que demuestran que el aumento de la ingesta de esta vitamina podría ayudar a prevenir enfermedades crónicas y de transcender algunos ensayos clínicos intrín-secamente defectuosos. Aunque mejorase el diseño de los EAC, cualquier nuevo estudio que investigara la vitamina C para la prevención primaria de enfermedades crónicas tendría que ser extremadamente amplio y complejo, probablemente sería prohibitivo, no obtendría financiación de organismos federales ni del sector privado y, en consecuencia, es previsible que no se lleve a cabo en un futuro próximo.

referencias

  1. Frei B. et al. Authors' Perspective: What is the Optimum Intake of Vitamin C in Humans? Critical Reviews in Food Science and Nutrition. 2012; 52(9):815–829.