Noticias

Los productos lácteos y a base de cereales enriquecidos con multimicronutrientes son efectivos para reducir la anemia infantil

julio 23, 2012

Según una nueva revisión sistemática de estudios, los productos lácteos y a base de cereales enriquecidos con hierro y una combinación de otros micronutrientes tales como la vitamina A o el zinc contribuyen más a reducir la anemia infantil por deficiencia de hierro que los alimentos enriquecidos solo con hierro.

Para evaluar el impacto de los alimentos lácteos y a base de cereales enriquecidos con micronutrientes en la salud de los bebés y los niños pequeños (de edades comprendidas entre los 6 meses y los 5 años) en com-paración con los alimentos no enriquecidos, el metaanálisis examinó los datos de 18 ensayos aleatorizados controlados que incluían a 5.468 participantes (1). El análisis mostró que los alimentos enriquecidos con hierro y otros micronutrientes son más efectivos que los enriquecidos solo con hierro para mejorar los valores de hemoglobina en sangre. En comparación con los alimentos no enriquecidos, el enriquecimiento con hierro y multimicronutrientes aumentó los niveles de hemoglobina 0,87 g/dl y redujo el riesgo de anemia un 57%. En comparación con los alimentos no enriquecidos, el enriquecimiento aumentó los niveles en suero de la vitamina A pero no del zinc. En el estudio también se incluyeron pruebas sobre los resultados en la salud funcional (p. ej., el aumento de peso) y la morbilidad.

Los investigadores concluyeron que los productos lácteos y a base de cereales enriquecidos con multimicro-nutrientes pueden ser una opción eficaz para reducir la anemia infantil en niños de hasta tres años en los países en desarrollo. Una de las limitaciones de este enriquecimiento es que quizá los sectores más pobres no tendrían acceso a los alimentos enriquecidos. Por lo tanto, para que esta opción funcionara serían nece-sarios la combinación de varios canales de distribución así como unos precios asequibles.

La deficiencia de micronutrientes es un problema de salud pública frecuente en los países en desarrollo, en especial entre bebés y niños de hasta dos años de edad. Puesto que se trata de un importante periodo para el desarrollo infantil, se recomienda la alimentación complementaria con alimentos enriquecidos con micro-nutrientes tras los 6 meses de edad, por ejemplo, a través de productos lácteos y a base de cereales, en combinación con la lactancia materna. El efecto general de esta com-binación no está claro.

referencias

  1. Eichler K. et al. Effects of micronutrient fortified milk and cereal food for infants and children: a systematic review. BMC Public Health. 2012; 12:506.