Noticias

Muchos niños en Europa no consumen suficiente hierro

febrero 9, 2015

De acuerdo con una nueva revisión, en los niños europeos se observa un alto porcentaje de ingestas insuficientes y una elevada prevalencia de deficiencia de hierro.

La revisión sistemática analizó los datos de 44 estudios realizados en 19 países europeos que investigaron la ingesta de hierro de bebés (de 6 a 12 meses) y niños pequeños (de 12 a 36 meses) (1). El análisis mostró que, mientras que el valor medio de consumo de hierro en la mayoría de los países se aproximaba a las recomendaciones, en algunos países se observó una ingesta insuficiente con porcentajes que van desde casi el 10 % en Holanda hasta el 50 % en Austria, Finlandia y el Reino Unido. La prevalencia de deficiencia de hierro varió entre los estudios dependiendo de las características de los niños. Del 2 al 25 % de los bebés de entre 6 y 12 meses padecían un déficit de hierro. En el caso de los niños de entre 12 y 36 meses, la prevalencia de deficiencia de hierro fue de entre el 3 y el 48 %. En ambos grupos, la prevalencia de anemia por deficiencia de hierro fue de hasta un 50 % en Europa del Este, mientras que en Europa Occidental se situó generalmente por debajo del 5 %.

Los científicos señalaron que los programas de salud deberían (continuar) centrándose en la falta de hierro, educando a los padres sobre la elección de alimentos ricos en hierro y enriquecidos con hierro para sus hijos e incentivando programas de administración de suplementos de hierro allí donde las ingestas son más bajas. El hierro forma parte de la hemoglobina y, por lo tanto, es esencial para transportar oxígeno a las células del cuerpo. Asimismo, es un componente estructural de muchas enzimas que intervienen en numerosos procesos metabólicos, como la actividad antimicrobiana de los fagocitos, la síntesis y la función de los neurotransmisores, y la producción de ADN, colágeno y ácidos biliares (2). La dieta debe proporcionar abundante hierro para reemplazar las cantidades que pierde el cuerpo y cubrir las necesarias para el crecimiento. Muchos niños pequeños no consumen suficientes alimentos ricos en hierro, como las carnes rojas y las verduras de hoja verde, por lo que tienen un mayor riesgo de sufrir una deficiencia (3).

referencias

  1. Eussen S. et?al. Iron Intake and Status of Children Aged 6-36 Months in Europe: A Systematic Review. Ann Nutr Metab. 2015; 66:80–92.
  2. FAO/WHO: Human Vitamin and Mineral Requirements. Chapter 13: Iron. Geneva. 2002.
  3. WHO/FAO: Guidelines on Food Fortification with Micronutrients. Geneva. 2006.