Noticias

Mayores ingestas de vitamina B6 pueden reducir el riesgo de cáncer de pulmón

junio 17, 2010

Unos niveles más altos de vitamina B6 en sangre pueden reducir el riesgo de padecer cáncer de pulmón en un 50 por ciento, según un estudio francés.

De entre 385.747 participantes en el Estudio Prospectivo Europeo sobre Cáncer y Nutrición (European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition, EPIC), los investigadores identificaron 899 personas con cáncer de pulmón y los compararon con 1.770 personas sin cáncer (1). Basándose en análisis de sangre, los resultados mostraron que el aumento de los niveles de vitamina B6 en sangre está asociado a un riesgo menor de padecer cáncer de pulmón. Una reducción similar se observó en el caso del aminoácido metionina, que se amplió a fumadores, ex fumadores y personas que nunca fumaron, lo cual indica que el hábito de fumar no intercedió en los resultados. Las medidas de suero de vitamina B6 y metionina por encima de la media, evaluadas con una media de 5 años con anterioridad al comienzo de la enfermedad, fueron asociadas a una reducción de al menos el 50 por ciento del riesgo de desarrollar cáncer de pulmón. Además, el aumento de los niveles de suero de vitamina B9 (foliato) en combinación con vitamina B6 y metionina fue asociado con un 66 por cierto menos de riesgo de padecer cáncer de pulmón.

Según los investigadores, esta correlación no muestra causalidad, por lo que son necesarias más investigaciones para demostrar el papel protector de las vitaminas B y la metionina contra el cáncer de pulmón. Sin embargo, los investigadores concluyen que debido a su papel en mantener la integridad del ADN y la expresión genética, estos nutrientes tienen un papel potencialmente importante en inhibir el desarrollo del cáncer y ofrecen la posibilidad de modificar el riesgo de cáncer a través de cambios en la dieta.

Uno de cada tres europeos es fumador, mientras que en los Estados Unidos lo es uno de cada cinco habitantes. El humo del tabaco contiene 60 compuestos que son conocidos agentes carcinógenos. Los niveles de estrés oxidativo de los fumadores son considerablemente más altos que los de los no fumadores, y por lo tanto existe una mayor pérdida de los niveles de antioxidantes en el cuerpo. Una gran proporción de casos de cáncer de pulmón tiene lugar entre ex fumadores, y un significativo número de personas que nunca fumaron padecen cáncer de pulmón, especialmente mujeres en ciertas partes de Asia.

referencias

  1. Johansson M. et al. Serum B Vitamin Levels and Risk of Lung Cancer. JAMA. 2010; 303(23):2377–2385.