Noticias

Muchas mujeres embarazadas no realizan un consumo adecuado de yodo

mayo 10, 2013

Según un nuevo análisis de datos, la mayoría de mujeres embarazadas de EE. UU. podría tener unos niveles de yodo inadecuados y hacer un consumo insuficiente de éste a través de los suplementos dietéticos.

El análisis de datos de una encuesta basada en la población realizada en EE. UU. examinó el consumo de yodo (a través de las concentraciones de yodo en la orina) de 1.250 mujeres embarazadas y 5.154 mujeres en edad fértil (entre los 15 y los 39 años de edad) y calculó su consumo de yodo a través de suplementos dietéticos (1). Los resultados mostraron que la concentración de yodo en orina (UIC, por sus siglas en inglés) media en las participantes embarazadas era de 148 mcg/L, un nivel que ha sido declarado insuficiente por la OMS (por debajo de los 150 mcg/L). Aunque el 77,5% de las mujeres embarazadas afirmaba haber tomado uno o más suplementos dietéticos en los 30 días previos, solo el 22,3% había consumido un suplemento con yodo. Aproximadamente, su media diaria de consumo de yodo era de 122 mg procedentes de suplementos (una mediana de 144 mg/día). Entre las mujeres que no estaban embarazadas que afirmaron haber usado suplementos con yodo, el consumo de yodo diario medio proce-dente de suplementos se calculó en 106 mg y la mediana de UIC fue de 133 mcg/L, siendo 100-199 mcg/L los niveles adecuados.

Los investigadores comentaron que, puesto que el yodo está disponible en muy pocos alimentos, los suplementos dietéticos podrían desempeñar un papel clave para garantizar que la población (en especial las mujeres embarazadas y aquellas en edad fértil así como otros subgrupos de riesgo) recibe suficiente yodo para una salud óptima y un de-sarrollo óptimo del feto. El yodo es esencial para el desarrollo y crecimiento del sistema nervioso central del feto y del bebé. Por lo tanto, es importante determinar el consumo de yodo y sus niveles en mujeres embarazadas y mujeres en edad fértil, puesto que el periodo crítico de organogénesis se da antes de que muchas mujeres sepan que están embarazadas. Las necesidades de yodo aumentan cerca de un 50% durante el embarazo. La deficiencia de yodo es la causa más frecuente de retraso mental evitable en el mundo. Aunque la carga de la deficiencia de yodo en EE. UU. es menor que la que se da en los países en vías de desarrollo, sigue siendo un problema de salud pública importante, ya que algunos subgrupos de mujeres embarazadas y en edad reproductiva siguen estando en riesgo de deficiencia leve (2). La OMS define la suficiencia de yodo en embarazadas con una mediana de UIC de 150-249 mcg/L (3).

referencias

  1. Gahche J. J. et al. The Prevalence of Using Iodine-Containing Supplements Is Low among Reproductive-Age Women, National Health and Nutrition Examination Survey 1999–2006. The Journal of Nutrition. Published online April 2013.
  2. Perrine C. G. et al. Some subgroups of reproductive age women in the United States may be at risk for iodine deficiency. J Nutr. 2010; 140:1489–1494.
  3. WHO. United Nations Children’s Fund and International Council for the Control of Iodine Deficiency Disorders. Assessment of iodine deficiency disorders and monitoring their elimination, a guide for programme managers. 3rd ed.; 2007.