Noticias

Niveles adecuados de vitamina D durante el embarazo podrían mejorar la salud dental de los niños

mayo 2, 2014

Un nuevo estudio estadounidense informa de que un nivel adecuado de vitamina D de la madre durante el embarazo podría tener una influencia positiva en la salud y el desarrollo dentales de los hijos durante la infancia.

El estudio observacional documentó las concentraciones de vitamina D en sangre de 207 mujeres embara- zadas, así como la salud dental de sus hijos al año de edad (1). Los resultados del estudio mostraron que el 33 % de las mujeres presentaban niveles deficientes de vitamina D durante la gestación. Los hijos de las madres con deficiencia de vitamina D tuvieron un riesgo significativamente mayor de una formación defec- tuosa o incompleta de la matriz orgánica del esmalte dental en el estado embrional (hipoplasia del esmalte) o caries cavitada de la primera infancia, comparados con los hijos de las madres con los mayores niveles de vitamina D.

Los investigadores comentaron que los niveles inadecuados de vitamina D de la madre durante el embarazo parecen afectar negativamente a la calcificación de los dientes, predisponiéndolos a la hipoplasia del esmalte o a la caries de la primera infancia (CPI). La caries dental es la enfermedad infecciosa crónica más común en la infancia, causada por la interacción de bacterias, principalmente la Streptococcus mutans, y alimentos azucarados sobre el esmalte dental (2). La CPI es un problema de salud pública importante tanto en países en desarrollo como industrializados. Los niños que padecen caries de bebés o en la primera infancia tienen una probabilidad mucho mayor de padecer caries tanto en los dientes de leche como en los definitivos. Esto puede tener consecuencias en la calidad de vida a corto y largo plazo.

referencias

  1. Schroth R. J. et al. Prenatal vitamin D and dental caries in infants. Pediatrics. Published online April 2014.
  2. Çolak H. et al. Early childhood caries update: A review of causes, diagnoses, and treatments. J Nat Sci Biol Med. 2013; 4(1):29–38.