opinión experta

Niveles de vitamina D insuficientes en Alemania – Los expertos perciben la necesidad de actuar

abril 12, 2016

file

1ª Conferencia sobre Nutrición de Hoenheim, Alemania

“Los niños procedentes de familias socialmente marginadas, las personas mayores y los miembros de minorías étnicas son los más afectados, pero, en el ámbito nacional, existe una deficiencia de vitamina D en la población general que es necesario abordar. Esta es la conclusión a la que llegó un grupo de expertos de instituciones de investigación que se reunió con motivo de la primera ‘Conferencia sobre Nutrición’ en la Universidad de Hohenheim, Alemania (1). El objetivo de los debates es reunir a profesionales cualificados para aclarar temas actuales de nutrición por medio de un análisis competente, creíble e independiente. El grupo de discusión semestral está dirigido por el Prof. Hans K. Biesalski, Director del Instituto de Química Biológica y Ciencias de la Nutrición de la Universidad de Hohenheim.

La opinión actual sostiene que los niveles de vitamina D debería ser más altos de lo que se pensaba anteriormente y, según este estándar, los niveles de la población alemana son generalmente muy bajos, sobre todo en invierno”, según un análisis del problema realizado por el Dr. Birte Hintzpeter, que representó al Instituto Robert Koch de Berlín. Las mujeres mayores y los niños o los jóvenes procedentes de minorías étnicas, cuyos niveles son a menudo más bajos de lo que deberían ser incluso en verano, son los más afectados.

Esta insuficiencia está causada por la escasa disponibilidad del micronutriente. El pescado graso es una de las pocas fuentes alimentarias que aportan cantidades importantes de vitamina D. Además de esto, el cuerpo produce la mayoría de la vitamina D en la piel bajo la influencia de la luz del sol.

Como país situado al norte, Alemania disfruta de escasa luz solar y es especialmente vulnerable a una deficiencia de vitamina D. El problema se agrava en los grupos de personas con movilidad limitada o dietas pobres en general, según ha confirmado recientemente el National Study of Food Consumption, comentó el Prof. Biesalski de la Universidad de Hohenheim.

De una menor inmunidad a una mayor mortalidad: Una deficiencia con múltiples consecuencias

Los efectos son numerosos y variados. ‘Existe gran cantidad de evidencias de que un aporte insuficiente de vitamina D en personas mayores y de mediana edad está asociado a un aumento de la mortalidad’ afirmó el PD Dr. Armin Zittermann, del Centro de Cardiología y Diabetes de Renania del Norte-Westfalia, citando la investigación más reciente. Además, los datos demuestran que una ingesta inadecuada de vitamina D durante la juventud puede aumentar la incidencia de enfermedades crónicas como la esclerosis múltiple y la diabetes tipo I.

Los pacientes de cáncer constituyen otro grupo importante de personas con necesidades especiales de vitamina D, ha explicado el Prof. Jörg Spitz de la Gesellschaft für Medizinische Information und Prävention (Sociedad para la Información y la Prevención Médica) en Wiesbaden. ‘En oncología, la vitamina D suprime el crecimiento de tumores, incluyendo metástasis. De este modo, el riesgo de carcinoma de las glándulas mamarias femeninas o del intestino delgado, por ejemplo, es reducido’.

Igualmente, el sistema inmunitario requiere un nivel suficiente de vitamina D en la sangre. Incluso en el útero, la falta de vitamina D puede afectar el desarrollo y provocar respuestas inmunitarias excesivas y un mayor número de alergias en años posteriores. Además, la vitamina D estimula la producción de antibióticos fisiológicos en las células. Y, por último, la vitamina D protege las células nerviosas de enfermedades.

El grupo de expertos percibe la necesidad de actuar

A la vista de los efectos debatidos, el grupo de expertos ha considerado la necesidad de una intervención por parte de los responsables políticos y de las asociaciones profesionales. Se necesitan estrategias de prevención para aumentar el consumo de vitamina D, así como una revisión de la ingesta recomendada actualmente.

En su intervención ‘La prevención como riesgo’, el Prof. Biesalski destacó que no existen respuestas simples para este grupo complejo de problemas. ‘No sirve de nada –señaló – recomendar baños de sol frecuentes si esto se traduce en un mayor índice de cáncer de piel’”.

Comunicado de prensa de la Universidad de Hohenheim, 30 de marzo de 2009