opinión experta

Rumbo a la calidad: el proceso de examen entre científicos

junio 15, 2013

file

El Consejo Europeo de Información sobre la Alimentación, Bruselas, Bélgica

“Cuando el trabajo de investigación se presenta para ser publicado en una revista de examen entre iguales, esta invita a diversos expertos independientes (normalmente dos o más) para que evalúen la credibilidad de la investigación (1). Estos expertos valoran los métodos científicos, los resultados y las conclusiones que presentan los autores, y se preguntan si la base científica es técnicamente sólida, si la interpretación es coherente con los datos, y si es un trabajo de investigación nuevo, importante o innovador (1). En general, los revisores son anónimos, no reciben remuneración por su valoración, y
no deben tener ningún conflicto de intereses en relación con la investigación. Si el estudio no cumple los requisitos según las revisiones de otros científicos, el editor puede rechazarlo o aceptarlo si se aplican los cambios necesarios, lo que permite a los autores reaccionar y revisar su estudio.

El proceso de revisión entre científicos comprueba que un estudio explica de forma clara cómo se ha llevado a cabo la investigación, de manera que otros puedan reproducirla. Asimismo, verifica que la metodología es adecuada al campo específico y la serie de objetivos que se quieren conseguir. Otra parte fundamental del proceso de revisión valora la originalidad de investigación nueva y la referencia precisa a otros trabajos de investigación publicados y relacionados, en especial si estos discrepan con el trabajo de investigación en cuestión. Además, la revisión es útil para aquellos cuyo trabajo está siendo examinado, ya que les permite depurar su manuscrito antes de divulgarlo públicamente. Un manuscrito raramente se acepta para su publicación sin al menos una revisión mínima. Esencial-mente, el proceso de revisión tiene como propósito separar los hechos de la especulación y la opinión personal. Sin embargo, la investigación examinada entre científicos no está exenta de la crítica, y todas las conclusiones extraídas deben considerarse en el contexto de otros estudios. Idealmente, los experimentos deben repetirse para valorar si los resultados se pueden reproducir; es así como se justifican realmente los hallazgos. La validación real, por tanto, tiene lugar tras la publicación.

Lamentablemente, los resultados de los trabajos de investigación a menudo llegan al ámbito público sin que otros científicos los hayan examinado, y se divulgan a través de periódicos, revistas, internet, televisión y radio. Es posible que se presenten resultados no publicados en conferencias de prensa, o que se publiquen resultados en una revista que no utiliza el sistema de revisión entre iguales. Incluso las revistas que sí utilizan este sistema contienen una cierta cantidad de contenido no revisado por otros científicos, como los editoriales y las cartas al editor. Tanto científicos como periodistas deben ser conscientes del significado e importancia del examen entre científicos y explicar si el trabajo de investigación que están comentando ha sido sometido al examen entre iguales. La promoción de resultados de investigación sin base científica sólida o incongruentes puede suponer un enorme coste tanto a la ciencia como a la sociedad.

El proceso de revisión entre científicos no es una garantía contra la conducta errónea. Permite identificar errores pero confía en la honradez y, como resultado, es posible que no reconozca un trabajo de investigación realizado deliberadamente de forma fraudulenta. Diversas organizaciones han elaborado directrices de integridad sobre las buenas prácticas en investigación con el objetivo de reducir estos casos (2). Por otro lado, cuestiones económicas o personales pueden influir en la valoración y la objetividad profesional de un revisor. Es fundamental considerar de antemano cualquier factor que pueda conducir a opiniones parciales. Según la Fundación Europea de la Ciencia, la prevención y gestión de estos conflictos de interés son esenciales para asegurar la equidad y la integridad.

A veces surgen cuestiones relacionadas con la influencia del organismo de financiación sobre el diseño del estudio, la interpretación o la comunicación de los resultados de la investigación. El proceso de examen entre científicos aporta credibilidad a la investigación, puesto que el estudio se ha comprobado independientemente y se ha evaluado de forma crítica, incluida la correcta interpretación científica de los resultados en relación con otras pruebas ya existentes, independientemente de quien haya financiado la investigación (1). Es inevitable que haya variaciones en los estándares de diversas revistas. El “factor de impacto” de una revista refleja la frecuencia con la que se citan sus estudios en otras revistas que utilizan el sistema de revisión entre iguales y es un indicador aproximado de la importancia que tiene esa revista en su campo: a mayor número, mayor impacto o influencia.

El proceso y la práctica de revisión del trabajo de los colegas es algo constante en el mundo científico. Una vez se ha publicado un estudio, la comunidad científica puede aportar argumentos adicionales a través de cartas al editor de la revista, debates en conferencias o un intercambio directo con el equipo de investigación que ha realizado el estudio del que se habla. Los autores pueden justificar sus descubrimientos y corregir los errores que han pasado desapercibidos o bien retractarse. Esta es la naturaleza de la ciencia; todo el trabajo está abierto a la crítica de otros científicos.”

Basado en: The European Food Information Council. In search of quality: the scientific peer review process. FOOD TODAY 04/2013.

referencias

  1. Sense About Science. Peer Review and the acceptance of new scientific ideas. London, 2004.
  2. European Science Foundation. European peer review guide integrating policies and practices into coherent procedures. Strasbourg, 2011.