Noticias

Un alto consumo de luteína durante la lactancia podría beneficiar al bebé

julio 1, 2014

Según un nuevo estudio realizado en EE. UU., el aporte suplementario de luteína en madres lactantes parece aumentar la concentración sanguínea de luteína en bebés alimentados con leche materna, promoviendo de ese modo el desarrollo de una buena función visual y cognitiva.

En un estudio clínico controlado se determinaron las concentraciones de luteína y zeaxantina en muestras de sangre y leche de 89 mujeres lactantes, quienes recibieron un aporte suplementario de luteína al día en dos diferentes dosis (6 mg/día o 12 mg/día) o bien placebo durante 6 semanas. Las mismas determinaciones se realizaron también en muestras de sangre de sus bebés lactantes (1). Los resultados del estudio mostraron que, al realizar la comparación con el grupo placebo, en la leche materna de las mujeres que tomaron el suplemento de luteína tanto en la dosis baja como en la dosis alta, las concentraciones totales de luteína y zeaxantina mostraron aumentos de 140 % y 250 % respectivamente. En las muestras de sangre, este incremento fue de 170 % (para el grupo de la dosis baja) y 250 % (para el grupo de la dosis alta). De otra parte, la concentración total sanguínea de luteína y zeaxantina mostró un aumento de 180 % en los bebés cuyas madres tomaron la dosis baja y de 330 % en los bebés cuyas madres tomaron la dosis alta. El aporte suplementario de luteína no afectó a los niveles de otros carotenoides ni en las mujeres lactantes ni en sus bebés.

Los investigadores comentaron que la leche materna o de fórmula son la única fuente nutricional del bebé durante esta fase crítica del desarrollo. Y afirman que sería prudente que las mujeres lactantes observaran un consumo adecuado de luteína, bien proveniente de la dieta o bien de suplementos nutritivos, a fin de garantizar un nivel adecuado de luteína en la leche materna para el crecimiento y desarrollo del bebé. Ello debido a la relación entre el consumo de luteína por parte de la madre lactante, las concentraciones plas- máticas de luteína en el bebé y la importancia de este carotenoide para la salud visual y como agente antioxidante.

Se ha evidenciado que la luteína es el carotenoide predominante (cerca del 60 % del total de carotenoides) en el tejido cerebral de infantes (de 0 a12 meses de edad) (2). Ello no parece ser debido al aporte dietético ya que un gran estudio realizado en EE. UU. (estudio NHANES, por sus siglas en inglés) encontró que del consumo nutricional total, la luteína correspondía al 12 %. Por lo tanto, así como sucede en la mácula, donde existe una toma preferencial de luteína entre muchos otros carotenoides, también parece haber una toma preferencial de luteína en el tejido cerebral del bebé, según afirman los investigadores. Aún no se sabe si la luteína puede afectar el desarrollo cognitivo temprano.

referencias

  1. Sherry C. L. et al. Lutein Supplementation Increases Breast Milk and Plasma Lutein Concentrations in Lactating Women and in Infant Plasma Concentrations but Does Not Affect Other Carotenoids. Journal of Nutrition. Published online June 2014.
  2. Vishwanathan R. et al. Lutein is the Predominant Carotenoid in Infant Brain: Preterm Infants Have Decreased Concentrations of Brain Carotenoids. J Pediatr Gastroenterol Nutr. Published online March 2014.