Noticias

Un consumo adecuado de hierro podría proteger del síndrome premenstrual

marzo 15, 2013

Según un nuevo estudio realizado en EE. UU., las mujeres con una dieta rica en hierro podrían tener entre un 30 y un 40% menos de probabilidad de desarrollar el síndrome premenstrual que aquellas que lo consumen en menores cantidades.

En el estudio observacional, cerca de 3.000 mujeres rellenaron tres cuestionarios sobre frecuencia alimen-taria a lo largo de los 10 años que duró el estudio (1). Transcurridos 10 años, se había diagnosticado el síndrome premenstrual (SPM) a 1.057 mujeres mientras que 1.968 seguían sin sufrirlo. Los resultados del estudio mostraron que las mujeres que consumían más hierro no heme (más de 20 mg al día), que es la forma que se encuentra principalmente en alimentos vegetales y en los suplementos, tenían entre un 30 y un 40% menos de probabilidad de desarrollar SPM que aquellas que consumían una menor cantidad de hierro no heme, una vez adaptado el estudio al consumo de calcio y otros factores relacionados con el SPM. Además, los resultados indicaron que un alto consumo de zinc (más de 15 mg al día) se relacionaba con un menor riesgo de SPM mientras que las mujeres que consumían mayores cantidades de potasio tenían un mayor riesgo de que se les diagnosticara SPM. El consumo de otros minerales como el magnesio, el cobre, el sodio y el manganeso no se relacionó con el SPM. En general, los resultados para los minerales y los oligoelementos procedentes de alimentos y procedentes de la suplementación eran iguales.

Los investigadores concluyeron que las mujeres con riesgo de SPM deberían asegurarse de que alcanzan el consumo recomendado de hierro no heme y de zinc. Puesto que el alto consumo de hierro y zinc podría tener consecuencias adversas para la salud, las mujeres no deberían hacer un consumo por encima del nivel de consumo máximo tolerable de 45 mg diarios para el hierro y 40 mg para el zinc a menos que su médico les recomiende lo contrario. El hierro podría estar relacionado con el SPM porque participa en la producción de serotonina, un neurotransmisor que contribuye a regular el ánimo. El inesperado resultado del aumento de riesgo de SPM cuando se da un alto consumo de potasio podría estar relacionado con el papel del potasio en la regulación del equilibrio de los líquidos en el cuerpo. Éste podría afectar a los síntomas del SPM como la inflamación de las extremidades y la hinchazón al participar en la retención de líquidos. Según los cientí-ficos, estos hallazgos deberían verificarse en futuros estudios.

referencias

  1. Patricia O. et al. Intake of Selected Minerals and Risk of Premenstrual Syndrome. American Journal of Epidemiology. Published online February 2013.