Noticias

Un consumo mayor de vitamina D podría reducir los dolores de crecimiento en niños

abril 30, 2014

Según un nuevo estudio italiano, la suplementación con vitamina D podría reducir los dolores musculares y óseos causados por una tasa de crecimiento especialmente rápida en los niños.

El estudio prospectivo de cohortes midió las concentraciones de vitamina D en sangre, la densidad ósea y la intensidad del dolor en 33 niños con dolores de crecimiento, de edades entre 8 y 12 años, los cuales recibie- ron dosis diferentes de vitamina D3 durante 2 años (1). A los niños con deficiencia severa de vitamina D (por debajo de 10 ng/ml) se les administraron 100 000 UI de vitamina D3 de forma intramuscular una vez al mes, los niños con deficiencia (10-20 ng/ml) tomaron 100 000 UI oralmente una vez al mes, los niños con insuficiencia (20-30 ng/ml) recibieron 25 000 UI oralmenta una vez al mes, y aquellos con niveles normales de vitamina D (30 ng/ml) no recibieron tratamiento alguno. Los resultados del estudio mostraron que los niveles de vitamina D del 94 % de los niños con dolores de crecimiento estaban por debajo del rango nor- mal. Estos niños también tenían menor densidad ósea y menor grosor cortical que aquellos con niveles de vitamina D más altos. Tras 3 meses de suplementación con vitamina D, los niños presentaron un aumento considerable de las concentraciones de vitamina D en sangre y de la densidad ósea cortical, así como una disminución significativa de la intensidad del dolor muscular y del esqueleto. Pasados 24 meses, se observó un reducción mayor de la intensidad del dolor y una mejora de la densidad ósea.

Los investigadores comentaron que la reducción en la intensidad de dolor podría deberse a una mayor mineralización del hueso cortical, consecuencia de los niveles mayores de vitamina D (2). Se ha sugerido que una estructura alterada del hueso cortical durante el crecimiento podría ser la causa del dolor óseo. Es útil tener en consideración la deficiencia de vitamina D en niños con dolores osteomusculares, y vale la pena evaluar el estado mineral óseo con una evaluación cuantitativa con ultrasonido, añadieron los científicos.

Los dolores recurrentes en las extremidades inferiores, llamados dolores de crecimiento, constituyen la causa más recurrente de dolores osteomusculares en niños. Los dolores de crecimiento afectan sobre todo a niños de entre 3 y 12 años, y su prevalencia varía de entre 2,6 y a 49,4 % (3). Se han propuesto muchas teorías para explicar las causas de los dolores de crecimiento (4), pero ninguna ha sido confirmada hasta el momento. Los dolores de crecimiento se diagnostican por exclusión de otros factores y solo se tratan los síntomas.

referencias

  1. Morandi G. et al. Significant association among growing pains, vitamin D supplementation, and bone mineral status: results from a pilot cohort study. J Bone Miner Metab. Published online April 2014.
  2. Holick M. F. Vitamin D Deficiency: what a pain it is. Mayo Clin Proc. 2003; 78:1457–1459.
  3. Uziel Y. and Hashkes P. J. Growing pains in children. Pediatr Rheumatol Online J. 2007; 5:5.
  4. Al-Khattat A. and Campbell J. Recurrent limb pain in childhood (‘growing pains’). Foot. 2000; 10:117–123.