Noticias

Un estudio sugiere que dosis altas de vitamina E podrían incrementar el riesgo de cáncer de próstata

octubre 12, 2011

A diferencia de otros estudios, según un nuevo estudio realizado en EE. UU., la suplementación diaria con altas dosis de vitamina E durante años podría incrementar el riesgo de desarrollar cáncer de próstata.

En el ensayo aleatorizado controlado, se asignó de forma aleatoria que 35.533 hombres sanos de 50 o más años procedentes de 427 lugares de estudio de Estados Unidos, Canadá y Puerto Rico recibieran selenio (200 mg/día), vitamina E (400 UI /día), ambos nutrientes o placebo durante un mínimo previsto de 7 años o un máximo previsto de 12 (1). Los investigadores hallaron que el índice de detección de cáncer de próstata era mayor en todos los grupos con suplementación en comparación con los grupos de placebo, pero estadísticamente solo fue relevante en el grupo que únicamente tomó vitamina E, que presentó un 17% más de índice de detección de cáncer de próstata. En el grupo del placebo, 529 hombres desarrollaron cáncer de próstata, 620 hombres en el caso del grupo de la vitamina E, 575 en el grupo que tomó selenio y 555 en el grupo que tomó selenio y vitamina E.

Los investigadores comentaron que, dado que más del 50% de los individuos de 60 años o más consumían suplementos con vitamina E y el 23% de ellos tomaba al menos 400 UI /día a pesar de que el consumo de referencia alimenticio es de solo 22,4 UI para hombres adultos, estas observaciones pueden tener importantes implicaciones. Mientras una publicación inicial del Selenium and Vitamina E Cancer Prevention Trial (SELECT) en 2008 no halló reducción del riesgo de cáncer de próstata ni con el consumo de suplementos de selenio ni con el consumo de vitamina E, tras un periodo de observación más largo se halló un considerable aumento del riesgo de cáncer de próstata en los participantes que habían tomado la dosis recomendada de vitamina E multiplicada por 20 durante periodos de hasta 10 años.

Los expertos comentaron que los resultados de este estudio difieren de otros ensayos de intervención aleatorizados más extensos, que muestran un 35% de reducción del riesgo de cáncer de próstata en hombres que tomaron 50 mg (75 UI) de vitamina E al día durante seis años (2) o que no se halló efecto alguno en el riesgo de cáncer de próstata en hombres que tomaron 400 UI de vitamina E cada dos días durante una mediana de 8 años (3). Por lo tanto, no hay razón para que los consumidores dejen de utilizar los suplementos con vitamina E. Lo normal es que la gente no alcance el Consumo de Referencia Alimenticio (22,4 UI o 15 mg) y es poco usual que se dé un consumo de 400 UI, como ocurre en el ensayo.

Por otro lado, los resultados respaldan la teoría de que las vitaminas actúan en sinergia y de que los ensayos con nutrientes al estilo de los ensayos con medicamentos, cuando se usan aislados de otros nutrientes, como en este caso la vitamina E, puede que no sean la herramienta más adecuada para estudiarlos. En general, los suplementos en dieta se toman para evitar enfermedades crónicas y no cabe esperar de estos y sin que actúen en sinergia con otros hábitos saludables que eviten dichas enfermedades.

Se calcula que el riesgo de por vida de sufrir cáncer de próstata en Estados Unidos es actualmente de un 16%. Aunque la mayoría de los casos se detecta en una fase inicial y curable, el tratamiento es costoso y a menudo tiene efectos adversos en los sistemas urinario, sexual e intestinal.

referencias

1. Klein E. A. et al. Vitamin E and the risk of prostate cancer: The Selenium and Vitamin E Cancer Prevention Trial (SELECT). JAMA. 2011; 306(14):1549–1556.

2. The Alpha-Tocopherol Beta Carotene Cancer Prevention Study Group. The effect of vitamin E and beta carotene on the incidence of lung cancer and other cancers in male smokers. N Engl J Med. 1994; 330(15):1029–1035.

3. Gaziano J. M. et al. Vitamins E and C in the prevention of prostate and total cancer in men: the Physicians’ Health Study II randomized controlled trial. JAMA. 2009; 301(1):52–62.