Noticias

Un mayor consumo de ácidos grasos esenciales durante el embarazo podría mejorar el sistema inmunológico del bebé

enero 25, 2012

Según un reciente estudio realizado en el Reino Unido, la ingesta regular de salmón –rico en ácidos grasos omega-3 – durante el embarazo podría favorecer el desarrollo de la respuesta inmune del recién nacido.

En el estudio se dividió aleatoriamente a 123 mujeres gestantes en dos grupos: Uno de ellos siguió su dieta habitual baja en pescado graso, y el otro consumió dos raciones de salmón a la semana con un aporte total de 3,45 gramos de ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA) (1). A partir de la semana 20 de embarazo y hasta el momento del alumbramiento, se llevó a cabo un análisis de sangre del cordón umbilical en 101 mujeres, y se evaluó a 86 bebés a los seis meses del nacimiento. Los resultados mostraron que, al exponer las muestras de sangre a un estimulante inmunológico, ciertos factores inmunes (interleucinas) eran inferiores en el grupo que ingirió mayor cantidad de pescado graso. Sin embargo, no se observaron diferencias entre los bebés de las mujeres de los diferentes grupos en lo que se refiere a los niveles de inmunoglobulina E –el principal anticuerpo asociado con las reacciones alérgicas– y la incidencia y severidad de eczema.

De acuerdo con los investigadores, estos resultados se suman a conclusiones anteriores que apuntan a un efecto beneficioso de los suplementos de pescado graso en el sistema inmune. Los expertos señalaron que, durante el estudio, el consumo medio diario de ácidos grasos a partir de la semana 20 de embarazo fue de aproximadamente 160 mg de EPA y 330 mg de DHA, considerada la cantidad mínima de DHA necesaria para abastecer al tejido cerebral y ocular durante el desarrollo del bebé. En la investigación clínica se utilizaron de forma segura dosis mucho más altas (superiores a 1.000 mg de DHA más EPA suplementario). Es posible que las mujeres necesiten consumir dosis más elevadas de EPA y DHA (que las empleadas en el estudio) al comienzo de la gestación para que se aprecien mayores beneficios en la salud inmunológica.

referencias

  1. Noakes P. S. et al. Increased intake of oily fish in pregnancy: effects on neonatal immune responses and on clinical outcomes in infants at 6 months. American Journal of Clinical Nutrition. Published online January 2012.