Noticias

Un mayor consumo de ácidos grasos omega-3 podría reducir el riesgo de depresión postparto

noviembre 28, 2012

Según una revisión de estudios realizada en Canadá, el aumento de las concentraciones de ácidos grasos omega-3 en sangre podría reducir el riesgo de que las mujeres sufran depresión tras el parto.

En la revisión, se examinaron 75 estudios que habían investigado los factores de riesgo de la depresión postparto (DPP) (1). El análisis de los estudios mostró que existen cada vez más pruebas de que un mayor consumo de ácidos grasos poliinsaturados omega-3 está relacionado con un menor riesgo de DPP.

Los investigadores comentaron que podría haber relación entre el embarazo, los ácidos grasos omega-3 y la reacción química que permite que se segregue serotonina en el cerebro, el neurotransmisor que regula el ánimo. Puesto que los ácidos grasos omega-3 pasan de la madre al feto y tras el parto de la madre al bebé a través de la lactancia, los niveles de ácidos grasos de ésta descienden durante el embarazo y permanecen bajos durante al menos seis semanas tras del parto. Sin un consumo adecuado que equilibre esto, los niveles de ácidos grasos omega-3 de la madre bajan considerablemente y pueden producir un mayor riesgo de DPP. Puesto que los hallazgos de estos estudios son preliminares, se necesitarían más investigaciones para clarificar esta relación e identificar las razones por las que ocurre.

Los estudios muestran índices de prevalencia de DPP entre las mujeres que van del 5 al 25%. Los síntomas incluyen tristeza, fatiga, cambios en los patrones del sueño y de la alimentación, reducción de la libido, episodios de llanto y ansiedad. Aunque se ha identificado un número de factores de riesgo, las causas de la DPP no están totalmente claras.

referencias

  1. Shapiro G. D. et al. Emerging risk factors for postpartum depression: serotonin transporter genotype and omega-3 fatty acid status. Canadian Journal of Psychiatry. 2012; 57(11):704-712.