Noticias

Un mayor consumo de calcio podría reducir los gastos sanitarios

noviembre 23, 2012

Según un nuevo estudio europeo, un mayor consumo de calcio a través de los productos lácteos se relaciona con un ahorro en los gastos sanitarios al reducir el riesgo de fracturas osteoporóticas en la población de más de 50 años.

En el estudio se usó un nuevo modelo analítico que relaciona la nutrición, el riesgo de fractura y los gastos sanitarios para medir el impacto en dichos gastos del consumo de productos lácteos en los Países Bajos, Francia y Suecia, que son países con distintos niveles de consumo de productos lácteos entre la población (1). Los investigadores calcularon la pérdida de años de vida ajustados por discapacidad debido a las frac-turas de cadera asociadas a un bajo consumo de calcio y el número de fracturas de cadera que podrían prevenirse cada año con el consumo de más productos lácteos. El análisis mostró que los beneficios fueron mayores en Francia, al evitar 2.023 fracturas de cadera, seguida de Suecia (455) y los Países Bajos (132). Esto se tradujo en un ahorro sustancial en los gastos sanitarios en estos países de aproximadamente 129,
34 y 6 millones de euros respectivamente.

Los investigadores comentaron que en realidad este estudio subestima el posible ahorro producido por un mayor consumo en dieta de calcio, puesto que se basa en cifras sobre la población anciana y no tiene en cuenta los beneficios a largo plazo en la generación más joven. Un consumo nutricional adecuado de micro-nutrientes tales como calcio y vitamina D, así como el ejercicio regular durante la infancia y la adolescencia, que es necesario para alcanzar el pico de masa ósea, podrían contribuir a la fortaleza ósea y reducir el ries-go de osteoporosis y de fracturas más adelante.

El bajo consumo de calcio en dieta se ha relacionado con una menor densidad ósea y un aumento del riesgo de osteoporosis, una enfermedad en la que el hueso se hace cada vez menos denso y más propenso a las fracturas. Las fracturas son una carga para la salud pública y produce un aumento de la mortalidad, de las discapacidades, del dolor y la pérdida de calidad de vida relacionada con la salud. En cuanto a la carga eco-nómica que supone, las fracturas de cadera en particular causan grandes gastos de hospitalización, rehabili-tación y cuidados de larga duración. El calcio se encuentra en diferentes tipos de alimentos. Sin embargo, cerca del 60-70% del consumo de calcio diario en los países occidentales procede de los productos lácteos.

referencias

  1. Lötters F. J. B. et al. Dairy foods and osteoporosis: an example of assessing the health-economic impact of food products. Osteoporosis International. Published online November 2012.