Noticias

Un nivel bajo de vitamina D vuelve a asociarse a una mayor mortalidad

noviembre 9, 2009

Unos niveles bajos de vitamina D en sangre se han asociado de nuevo a un menor índice de supervivencia en personas mayores, según un nuevo estudio.

Este nuevo estudio utilizó los datos de 614 personas que participaron en un estudio prospectivo basado en la población con hombres y mujeres de 69,8 años de edad media (1). Al comienzo del estudio se midieron los niveles en sangre de 25(OH)D. Después de un promedio de seis años de seguimiento, las personas que tenían unos niveles medios mínimos de vitamina D (30,6 nanomoles por litro) presentaban un riesgo de un 124 y un 378% mayor de mortalidad por todo tipo de causas y cardiovascular, respectivamente.

Los investigadores declararon que los resultados sentaban una base para estudios posteriores destinados a comprobar si la suplementación con vitamina D reduce la mortalidad y/o las enfermedades cardiovasculares en personas con deficiencia de vitamina D. Además de mantener la salud muscular y ósea, la vitamina D también puede proteger contra el cáncer, infecciones, enfermedades autoinmunes y vasculares, lo que sugiere que la deficiencia de vitamina D podría contribuir a reducir la esperanza de vida.

El estudio sigue resultados similares en 714 mujeres integradas en la sociedad, de entre 70 y 79 años, que participaron en el Women's Health and Aging Studies I and II (2). Los científicos observaron que existían varios mecanismos biológicos que podrían explicar una relación causal entre la deficiencia de vitamina D y la mortalidad, asociándose la forma activa de la vitamina (1,25-dihidroxivitamina D) a una serie de efectos que incluyen el control de compuestos inflamatorios, la regulación de la salud inmunitaria y la presión arterial o la reducción del endurecimiento de las arterias.

referencias

  1. Pilz S. et al. Vitamin D and mortality in older men and women. Clinical Endocrinology. 2009; 71(5):666–672.
  2. Semba R.D. et al. Low serum 25-hydroxyvitamin D concentrations are associated with greater all-cause mortality in older community-dwelling women. Nutrition Research. 2009; 29:525–530.