Noticias

Un nuevo análisis destaca la seguridad de los suplementos de antioxidantes

septiembre 3, 2010

Un análisis de un controvertido meta-análisis, en el que se sugiere una relación entre antioxidantes y mortalidad, lleva a diferentes conclusiones.

Un grupo internacional de expertos en nutrición ha vuelto a revisar un meta-análisis de una selección de ensayos aleatorizados controlados, en el que se concluía que los suplementos de antioxidantes conteniendo las vitaminas A, C y/o E, y/o betacaroteno se asociaban a un mayor riesgo de mortalidad por todas las causas (1). El meta-análisis, que fue motivo de una gran controversia tras su publicación en 2007 (2) y 2008 (3), incluyó 66 ensayos aleatorizados (EAC), ninguno de los cuales estaba diseñado para medir la mortalidad como principal objetivo. Además, más de 400 ensayos clínicos fueron excluidos del análisis por el hecho de no haberse producido muertes. La nueva evaluación de estos estudios basada en su objetivo primario real –determinar los beneficios– ha demostrado que de los 66 EAC, 24 (36%) tuvieron un resultado positivo (es decir, beneficios), 39 (59%) tuvieron un resultado nulo y sólo 3 (<5%) tuvieron un resultado negativo (es decir; perjuicios). Estos resultados difieren enormemente del aumento del 16 por ciento en el riesgo de mortalidad publicado en el meta-análisis.

Referencias:Los científicos señalaron que una evaluación de los riesgos potenciales de la suplementación con antioxidantes, como la que se intentó en el meta-análisis, debe situarse en el contexto de una relación beneficios/riesgos. Proponer una asociación entre los antioxidantes y la mortalidad carece de fundamento, ya que el riesgo de mortalidad en cualquier EAC de nutrientes depende básicamente de la naturaleza de la población objeto del estudio, incluyendo parámetros como la edad avanzada, padecer una enfermedad grave, la toxicidad de tratamientos farmacológicos, etc.

Referencias:En cuanto a la eficacia de la suplementación con antioxidantes de los EAC incluidos en el meta-análisis, los expertos declararon que el beneficio de una intervención era estadísticamente significativo sobre todo en las poblaciones consideradas generalmente sujetas a un riesgo de deficiencia de micronutrientes (antioxidantes). Esta relación podría sugerir que los complementos alimenticios para la prevención o el tratamiento de enfermedades crónicas es probable que sean más eficaces en aquellas personas con una ingesta inadecuada, aunque no se manifiesten síntomas de deficiencia.

Referencias:Por otra parte, los científicos sugieren que las causas de estos resultados contradictorios sobre los beneficios y los riesgos de los suplementos de antioxidantes hay que atribuirlas al diseño de la mayoría de los ensayos aleatorizados controlados. La mayor parte de los estudios no ha determinado los niveles de antioxidantes, como los niveles plasmáticos de vitamina C y E o los niveles de estrés oxidativo, al inicio del estudio y después de la suplementación. Sin estos datos, es imposible saber si la suplementación tuvo el efecto deseado de aumentar los niveles de antioxidantes y/o disminuir los niveles de estrés oxidativo en los sujetos estudiados. Además, la mayoría de estos estudios fueron diseñados para probar la eficacia de los suplementos con uno o dos nutrientes antioxidantes en enfermedades multifactoriales. Por tanto, es posible que los ensayos no hayan aprovechado completamente las interrelaciones dinámicas entre estos nutrientes y otros componentes del sistema de defensa antioxidante.

referencias

  1. Biesalski H. K. et al. Reexamination of a meta-analysis of the effect of antioxidant supplementation on mortality and health in randomized trials. Nutrients. 2010; 2:929–949.
  2. Bjelakovic G. et al. Mortality in randomized trials of antioxidant supplements for primary and secondary prevention: Systematic review and meta-analysis. J. Am. Med. Assoc. 2007; 297:842-857.
  3. Bjelakovic G. et al. Antioxidant supplements for prevention of mortality in healthy participants and patients with various diseases. Cochrane Database Syst. Rev. 2008.