Noticias

Una dieta rica en micronutrientes podría beneficiar a pacientes con problemas cardiovasculares

diciembre 10, 2012

Según un reciente estudio realizado en EE. UU., una dieta rica en frutas, verduras y pescado reduce significativamente el riesgo de un segundo infarto e ictus en personas con enfermedades cardiovasculares.

Para investigar los posibles beneficios de una dieta saludable en la prevención secundaria de las enfermeda-des cardiovasculares (ECV), el estudio prospectivo de cohortes documentó durante 56 meses el consumo de alimentos y de casos de infarto de miocardio, ictus, insuficiencia cardiaca congestiva y mortalidad relaciona-da en 31.546 mujeres y hombres de más de 54 años diagnosticados con ECV o diabetes mellitus y que recibían medicamentos probados (1). Los resultados indicaron que los pacientes que siguieron una dieta de mayor calidad presentaron una reducción significativa en el riesgo de muerte por causas cardiovasculares, infarto de miocardio (14%), ictus (19%) y mortalidad relacionada (35%). Una dieta de mayor calidad se definió como una ingesta más frecuente de alimentos saludables como las frutas, las verduras, los cereales y los frutos secos y un mayor consumo de pescado con respecto a la carne, las aves y los huevos. El efecto preventivo fue constante independientemente del tipo o la combinación de medicamentos que recibieron los pacientes (por ejemplo, antiplaquetarios, estatinas, moduladores de la angiotensina y bloqueadores beta).

Los investigadores observaron una fuerte relación entre la calidad de la dieta y la recurrencia de episodios cardiovasculares en pacientes de países con ingresos medios y altos de diferentes regiones del mundo. Estos hallazgos concuerdan con otros estudios sobre el papel de la dieta en la prevención primaria de enfermeda-des crónicas importantes (2,3) y son compatibles con los pocos estudios existentes que han evaluado la dieta mediterránea, la calidad de la dieta y la prevención secundaria de episodios cardiovasculares (4,5), si bien solo en zonas geográficas específicas. En estos estudios se han sugerido múltiples mecanismos que contribuyen al efecto protector de una dieta de buena calidad, entre los que se incluyen las vitaminas y los ácidos grasos omega-3 y sus efectos beneficiosos en los factores de riesgo cardiovascular, los procesos inflamatorios y el estrés oxidativo.

Los científicos concluyeron que resaltar la importancia de comer alimentos saludables y aconsejar a las per-sonas de alto riesgo que mejoren la calidad de su dieta podría reducir sustancialmente la recurrencia de ECV más allá de la simple terapia con medicamentos y salvar muchas vidas en todo el mundo.

referencias

  1. Dehghan M. et al. Relationship between healthy diet and risk of cardiovascular disease among patients on drug therapies for secondary prevention: a prospective cohort study of 31 546 high-risk individuals from 40 countries. Circulation. 2012; 126(23):2705–2712.
  2. Hostmark A. T. The Oslo Health Study: a dietary index estimating high intake of soft drinks and low intake of fruits and vegetables was positively associated with components of the metabolic syndrome. Appl Physiol Nutr Metab. 2010; 35:816–825.
  3. Kant A. K. et al. A prospective study of diet quality and mortality in women. JAMA. 2000; 283:2109–2115.
  4. de Lorgeril M. et al. Mediterranean diet, traditional risk factors, and the rate of cardiovascular complica-tions after myocardial infarction: final report of the Lyon Diet Heart Study. Circulation. 1999; 99:779–785.
  5. Barzi F. et al. Mediterranean diet and all-causes mortality after myocardial infarction: results from the GISSI-Prevenzione trial. Eur J Clin Nutr. 2003; 57:604–611.