Noticias

Una mayor ingesta de licopeno podría tener efectos beneficiosos en la salud cardiaca

febrero 4, 2013

De acuerdo con un nuevo estudio estadounidense, la ingesta regular de licopeno puede reducir la incidencia de enfermedades cardiovasculares y coronarias.

El estudio analizó el consumo de licopeno y la incidencia de enfermedad cardiovascular (ECV), enfermedad coronaria (EC) e ictus en participantes del estudio epidemiológico Framingham Offspring (1). A lo largo de diez años se tomaron medidas repetidas de consumo. Los resultados mostraron que la ingesta media más alta de licopeno estaba asociada con una reducción del 17% en la incidencia de ECV y de un 26% en la incidencia de EC. Sin embargo, no se observó ninguna relación entre el consumo de licopeno y la incidencia de ictus. La ingesta media de licopeno fue de 7,9 miligramos al día.

Según los investigadores, los resultados de este nuevo estudio se suman a los de numerosos estudios anteriores que confirman la relación entre el licopeno y el riesgo de ECV. Dado que el tomate y los productos derivados son las principales fuentes dietéticas de licopeno que se utilizan en los estudios observacionales, resulta difícil desligar la posible contribución del licopeno a la salud cardiovascular de
la de otros productos a base de tomate y sus componentes fitoquímicos.

El Framingham Heart Study (FHS) se inició en 1948 como un estudio prospectivo de las enfermedades car-diovasculares con una cohorte de 5.209 hombres y mujeres adultos, y se continuó en 1971 con los hijos de esta primera cohorte. Con este segundo estudio, llamado Framingham Offspring Study (FOS), se pretendió ampliar los conocimientos sobre la enfermedad cardiovascular, especialmente en lo que se refiere a la pre-disposición genética y los factores de riesgo (2).

referencias

  1. Jacques P. F. et al. Relationship of lycopene intake and consumption of tomato products to incident CVD. British Journal of Nutrition. Published online January 2013.
  2. Kannel W. B. et al. An investigation of coronary heart disease in families. The Framingham offspring study. Am J Epidemiol. 1979; 110(3):281-290.