Noticias

Una nueva revisión sistemática demuestra que las vitaminas B y C pueden reducir los efectos del estrés en las mujeres

Rob Winwood

julio 26, 2017

Con frecuencia, la vida del mundo moderno obliga a las mujeres a compaginar diferentes funciones en una sociedad de complejidad creciente. Como resultado, cada vez están más expuestas a padecer estrés psicológico. Para ayudarlas a combatir este riesgo, el mercado ofrece varios complementos cuyo fin es aliviar el estrés, pero hasta la fecha no hay datos clínicos suficientes sobre su capacidad para controlarlo con eficacia.

Una nueva revisión sistemática exhaustiva ha demostrado que algunos micronutrientes pueden reducir los síntomas clínicos de respuesta al estrés (1). La revisión identificó 14 estudios relevantes que incluían un total de 2193 mujeres de edades comprendidas entre 18 y 70 años. Se observó que la complementación con altas dosis de vitamina C de liberación prolongada es eficaz en mujeres con ansiedad y alta presión arterial inducidas por el estrés. Según se constató, la ansiedad disminuyó en las mujeres mayores que ingirieron complementos de vitamina B6 (piridoxina), aunque no se registró reacción alguna frente a la vitamina B12 y el ácido fólico. La vitamina B6 también demostró reducir los síntomas de la tensión premenstrual, pero solo cuando se administró en combinación con magnesio. Un estudio también examinó los efectos de los AGPI de cadena larga utilizando un complemento diario de 450 mg de ácido docosahexaenoico (DHA) y cantidades nominales de ácido docosapentaenoico (DPA) y ácido eicosapentaenoico (EPA) en una pequeña cohorte de 64 mujeres. Una vez evaluados los factores de confusión, el estudio logró identificar una disminución considerable del estrés percibido y circunstancial entre las participantes (2). No fue posible realizar un metaanálisis completo con los datos de la revisión (1) debido a la heterogeneidad de los datos y a la amplia variedad de medidas de los resultados (por ejemplo, ¡14 medidas diferentes de estrés!).

El piridoxal-5-fosfato, la forma metabólicamente activa de la vitamina B6, es un cofactor en la biosíntesis de algunos neurotransmisores importantes que actúan sobre el estado de ánimo, como la serotonina, la dopamina y el ácido gamma-aminobutírico (GABA) (3, 4). 

En un ensayo clínico aleatorizado (ECA) anterior, se analizó si el estado de ánimo y la ansiedad de las participantes que trabajaban podía mejorarse con un complemento de altas dosis de complejo B. Como resultado, disminuyó significativamente la tensión personal y la confusión, pero no se vieron afectadas otras medidas del estado de ánimo y la ansiedad (5). 

En resumen, la nueva revisión presenta indicios de la efectividad de algunos micronutrientes cuando se utilizan en complementos aliviadores del estrés para mujeres, pero aún deben realizarse muchos estudios clínicos aleatorizados y los consiguientes metaanálisis para poder cuantificar su eficacia.

referencias

  1. McCabe D, Lisy K, Lockwood C, Colbeck M; “The impact of essential fatty acid, B vitamins, vitamin C, magnesium and zinc supplementation on stress levels in women: a systematic review”; JBI Database System Rev Implement Rep. 2017 Feb; 15(2): 402-453. doi: 10.11124/JBISRIR-2016-002965 
  2. Keenan K, Hipwell AE, Bortner J et al.; “Association between fatty acid supplementation and prenatal stress in African Americans: a randomized controlled trial”; Obstet Gynecol 2014;124(6):1080–7.
  3. Gerster H; “The importance of Vitamin B6 for development of the infant. Human medical and animal experiment studies”; Z Ernahrungswiss 1996 Dec; 35(4); 309-17.
  4. Kennedy DO, Haskell CF; “Vitamins and cognition what is the evidence?”; Drugs 2011; 71(15): 1857–971.
  5. Stough C, Scholey A, Lloyd J et al.; “The effect of 90 day administration of a high dose vitamin B complex on work stress”; Hum Psychopharmacol Clin Exp 2011; 26(7): 470–6.