Noticias

La vitamina D puede ayudar a reducir el riesgo de alergia en los bebés

diciembre 8, 2014

Un nuevo estudio australiano sugiere que la vitamina D ayuda a reducir el riesgo de alergias durante el desarrollo del sistema inmunitario mediante la atenuación de la respuesta inflamatoria.

El estudio observacional midió las concentraciones de vitamina D en sangre de 225 bebés con un alto riesgo de alergias, nacidos de madres con dermatitis atópica, en el momento de nacer y a los 6 meses de edad (1). Los resultados mostraron que los bebés con unos niveles de vitamina D de 30 ng/ml o superiores presentaban una menor respuesta inflamatoria ante los ácaros del polvo a los 6 meses de edad en comparación con los bebés nacidos con niveles de 20 ng/ml o inferiores. Aquellos con unos niveles de vitamina D de 30 ng/ml o superiores tenían un riesgo significativamente más bajo de desarrollar eczema tanto a los 6 meses como al año de edad.

Los investigadores señalaron que la mejora del estado de vitamina D durante el embarazo o la primera etapa de la infancia puede reducir el desarrollo de enfermedades alérgicas en los bebés de alto riesgo mediante la inhibición de proteínas que son importantes en la señalización celular (citoquinas) y están asociadas con la alergia. Más allá de la salud ósea, poco se sabe a ciencia cierta sobre el papel de la vitamina D en el desarrollo durante la infancia. La presencia de receptores de vitamina D o células inmunes ha llevado a los investigadores a evaluar la importancia de mantener unos niveles saludables de vitamina D en multitud de afecciones relacionadas con el sistema inmunitario, entre las que se encuentran las alergias. Cunado una persona es alérgica a un determinado alimento o al polen, el cuerpo inicia una respuesta inflamatoria al entrar en contacto con el alérgeno en cuestión. Esta respuesta le indica al cuerpo que debe combatir los alérgenos aunque no sean necesariamente perjudiciales o peligrosos.

referencias

  1. Jones A. et al. 25-hydroxyvitamin D3 status is associated with developing adaptive and innate immune responses in the first 6 months of life. Clinical and Experimental Allergy. Published online November 2014.