Carotenoides

Los carotenoides son pigmentos liposolubles naturales que son sintetizados por las plantas, algas y bacterias fotosintéticas. Los carotenoides son las fuentes de los colores amarillo, naranja y rojo de muchas plantas, p. ej., el color rojo y anaranjado de las naranjas, los tomates y las zanahorias y el amarillo de muchas flores.

Los carotenoides se pueden clasificar en general en dos tipos: 

  • carotenos, p. ej., el betacaroteno y el licopeno,
  • xantofilas, p. ej., la luteína y la zeaxantina.

 

Algunos de los carotenoides, como el betacaroteno, se pueden convertir en vitamina A y son denominados carotenoides provitamina A. Puesto que los carotenoides no pueden ser sintetizados por los humanos, es necesario obtenerlos a partir de los vegetales en la dieta.

Los suplementos dietéticos constituyen fuentes adicionales de carotenoides. También se utilizan para enriquecer o dar color a alimentos y bebidas procesados, ya sea en forma de extractos naturales o como compuestos puros fabricados mediante síntesis química.

Los carotenoides son factores importantes para la salud humana y son esenciales para la visión. Está bien estudiado el papel que tienen algunos carotenoides (p. ej., el betacaroteno) como la principal fuente dietética de vitamina A. Además, se han reconocido los potenciales efectos protectores de los carotenoides contra las enfermedades oculares degenerativas y otros trastornos carenciales. Por lo tanto, la ingesta de suficientes carotenoides es crucial para prevenir el desarrollo de enfermedades carenciales. Más aún, algunos carotenoides tienen un potencial considerable para la promoción de la salud y el tratamiento de enfermedades.

Los resultados contradictorios de algunos estudios muestran la complejidad de la relación entre la salud y la nutrición. Los métodos para medir los efectos son bastante limitados y, en algunos casos, se consideran insuficientes (véase también Principios – La complejidad de la investigación sobre micronutrientes).

Funciones para la salud

Una ingesta suficiente de carotenoides es importante porque al actuar como antioxidantes ayudan al cuerpo a proteger las células, los tejidos y los órganos contra los efectos nocivos de los radicales libres, los cuales pueden contribuir al desarrollo de afecciones como cáncer, enfermedades cardiacas y oculares.

Reducción del riesgo de enfermedad

Los resultados de estudios poblacionales sugieren que las dietas ricas en carotenoides están asociadas con un riesgo reducido de enfermedades cardiovasculares, mientras que otros estudios no mostraron estos efectos *.

Leer más

Cosas que debe saber sobre los carotenoides

  • Otras aplicaciones

    Un estudio clínico halló que las personas con degeneración macular asociada a la edad podían decelerar su progresión con una suplementación de betacaroteno, vitamina C, vitamina E, zinc y cobre.

  • Recomendaciones para el consumo

    Las autoridades sanitarias europeas y estadounidenses han decidido que las pruebas existentes son insuficientes para establecer recomendaciones de ingesta de carotenoides.

  • Situación de consumo

    Organizaciones científicas y gubernamentales de Europa y EE. UU. recomiendan el consumo de alimentos ricos en betacaroteno. La cantidad media que realmente se consume en EE. UU. y diversos países de Europa es inferior a la recomendada.

  • Deficiencia

    No se ha asociado directamente ninguna enfermedad con un aporte dietético bajo de carotenoides. No obstante, una ingesta por encima de la media puede mejorar la salud (ver Reducción del riesgo de enfermedad y Otras aplicaciones).

  • Fuentes

    La mejor forma de absorber los carotenoides es como parte de la comida.

  • Seguridad

    Hasta ahora no se han registrado efectos tóxicos de los carotenoides.