Ácido graso que contiene más de un enlace doble (=) entre sus átomos de carbono (-C) que están insaturados con hidrógeno (H).

Entre los ácidos grasos poliinsaturados (PUFAs), los omega-3 y omega-6 son esenciales. Estos deben formar parte de la alimentación, ya que el metabolismo humano no puede crearlos a partir de otros ácidos grasos. Estos ácidos grasos utilizan el alfabeto griego para identificar la ubicación del primer enlace doble (=) en la molécula. Así, por ejemplo, la letra omega corresponde al último carbono de la cadena y ‘3’ (ó ‘6’) indica que el primer enlace doble del ácido graso se encuentra a tres (o seis) carbonos de distancia del ‘omega’. La posición del enlace doble también se abrevia con ‘n-3’ (o ‘n-6’).

Las abreviaturas científicas para los ácidos grasos hacen referencia a su estructura química. El ácido alfa-linolénico (ALA), por ejemplo, se abrevia ‘18:3n-3’. La primera parte (18:3) significa que el ALA es un ácido graso de 18 carbonos con tres enlaces dobles, mientras que la segunda parte (n-3) indica que el primer enlace doble está en la posición n-3, lo que lo convierte en un ácido graso omega-3.