Se trata de una enfermedad que suele afectar a adultos mayores produciendo pérdida de visión en el centro del campo visual (mácula) como consecuencia de daños en el tejido sensible a la luz que recubre la superficie interior del ojo (retina).