Enfermedad metabólica crónica caracterizada por un nivel alto de azúcar (glucosa) en la sangre, como consecuencia de la incapacidad del organismo de producir o responder a la hormona insulina (resistencia a la glucosa), lo cual hace que las células del hígado, músculos y tejido graso absorban la glucosa de la sangre. 

La ‘diabetes mellitus tipo 1’, antes conocida como diabetes insulinodependiente o juvenil (DMID), es el resultado de la destrucción autoinmune de las células beta del páncreas productoras de insulina. 

La forma más común de diabetes es la ‘diabetes mellitus tipo 2’, previamente conocida como no insulinodependiente o adulta (DMNID), la cual se desarrolla cuando los tejidos del cuerpo se vuelven menos sensibles a la insulina segregada por el páncreas.