Condición en la que los efectos de sustancias oxidativas (p. ej., los radicales libres, especies de oxígeno reactivo y de nitrógeno reactivo) superan la capacidad de los sistemas antioxidantes de neutralizarlos.