Estudio que compara retrospectivamente a personas con una determinada enfermedad o resultado de interés (casos) con otras personas de la misma población sin esa enfermedad o resultados (controles). Este tipo de estudio busca asociaciones entre los resultados y una exposición previa a un factor concreto (p. ej., un micronutriente).

Debido a los numerosos sesgos posibles (p. ej., al seleccionar los casos y controles o al recordar pautas de alimentación), los estudios de casos y controles aportan escasa evidencia empírica aun cuando se realizan correctamente.