Estudio destinado a detectar precozmente una enfermedad y aumentar así las posibilidades de intervenciones para prevenir o ralentizar su evolución en pacientes.