Trastorno por el cual el corazón pierde la capacidad de bombear de forma eficaz sangre suficiente para satisfacer las demandas del cuerpo. Los síntomas pueden incluir inflamación (edema), dificultad respiratoria, debilidad e intolerancia al ejercicio.