Parte no digerible de los alimentos de origen vegetal (p. ej., celulosa, lignina, quitina, pectina) que empuja los alimentos a través del sistema digestivo, absorbiendo el agua y facilitando la defecación. Las posibles ventajas de consumir fibra son la producción de compuestos beneficiosos para la salud durante la fermentación de la fibra hidrosoluble por las bacterias y la capacidad de la fibra no soluble (mediante sus propiedades pasivas higroscópicas) de aumentar el volumen de las heces, ablandarlas y acelerar el tránsito a través del intestino (‘tracto gastrointestinal’).