Este término hace referencia o afecta al tracto digestivo, que incluye la boca, la faringe, el esófago, el estómago y los intestinos.