Proteínas que se unen al ADN y se organizan en estructuras compactas para formar nucleosomas, que son componentes estructurales de los cromosomas. Esta estructura compacta del ADN debe relajarse algo para que pueda tener lugar la copia del ADN (replicación) y la expresión genética (‘transcripción’). Se ha demostrado que la modificación de histonas mediante la unión de grupos acetil (-COCH3) o metil (-CH3) (acetilación o metilación) y de biotina (biotinilación) afecta a la estructura de las histonas y, por lo tanto, a la replicación y transcripción del ADN.