Partícula compuesta de grasa (lípido) y proteína que transporta las grasas por el torrente sanguíneo. Concretamente, las LDL transportan (gran cantidad de) colesterol desde el hígado hasta los tejidos del cuerpo, pudiendo dejar a su paso depósitos de colesterol (placas) en las paredes de las arterias y contribuir así a la aterosclerosis. Las LDL oxidadas están implicadas en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares

Las lipoproteínas de alta densidad (HDL) actúan al contrario. Limpian las paredes arteriales y eliminan el exceso de colesterol del cuerpo, reduciendo así el riesgo de cardiopatías.