Daño en los nervios que controlan las sensaciones (‘nervios sensoriales’). Los síntomas incluyen dolor, entumecimiento de las extremidades y, en los casos más severos, dificultad para caminar.