El oxígeno singlete es una forma de especie reactiva del oxígeno que se asocia a la oxidación del colesterol LDL, provocando efectos cardiovasculares dañinos (véase Aterosclerosis). Los antioxidantes pueden neutralizar y reducir las concentraciones de las especies reactivas del oxígeno y prevenir este tipo de efectos oxidativos adversos.