Líquido componente de la sangre en el que normalmente están suspendidas las células sanguíneas. El plasma sanguíneo está compuesto en su mayor parte por agua (92% del volumen) y contiene proteínas, glucosa, factores de coagulación, iones minerales, hormonas y dióxido de carbono (CO2) en suspensión.