Capa de nervios que recubre la parte posterior del ojo. Las imágenes que la luz crea en la retina se convierten en impulsos nerviosos que son transmitidos al cerebro a través del nervio óptico.