Parte líquida de la sangre en la que están suspendidas las células sanguíneas. El suero se separa de las células sanguíneas por medio de una centrifugadora. A diferencia del plasma sanguíneo, el suero no tiene factores de coagulación, ya que se obtiene a partir de sangre previamente coagulada.