Noticias

¿Por qué reduce la vitamina A la mortalidad por todas las causas de las mujeres embarazadas nepalíes pero no de las bengalíes?

mayo 19, 2011

A diferencia de lo observado en Nepal, en Bangladés no se ha demostrado que la suplementación con vitamina A o betacaroteno tenga un efecto positivo en la mortalidad infantil o relacionada con el embarazo, asegura un nuevo estudio estadounidense.

En el ensayo aleatorizado controlado, se asignó a 125.257 mujeres embarazadas de entre 13 y 45 años de edad una suplementación semanal de 7.000 microgramos de vitamina A, de 42 mg de betacaroteno, o de placebo durante un periodo de hasta seis meses (1). Los resultados del estudio mostraron que la suplementación con vitamina A aumentó las concentraciones de retinol en plasma y redujo los casos de ceguera nocturna. Sin embargo, la suplementación no redujo de forma significativa la mortalidad por todas las causas, la mortalidad fetal o la mortalidad infantil en las 12 primeras semanas de vida del niño.

La ceguera nocturna durante el embarazo, una manifestación ocular de la deficiencia de vitamina A, está relacionada con un aumento del riesgo de anemia materna, de la morbilidad y de la mortalidad. Esto apunta a que evitar la deficiencia de vitamina A (concentraciones de retinol por debajo de los 0,70 ?mol/L) podría mejorar la supervivencia materna. Estos efectos ya habían sido demostrados anteriormente en las zonas rurales de Nepal, donde un ensayo aleatorizado controlado mostró un descenso de aproximadamente el 44% de la mortalidad relacionada con el embarazo en las madres que habían recibido vitamina A o betacaroteno de forma semanal en sus años fértiles en dosis de aproximadamente la cantidad diaria recomendada (2). Sin embargo, los resultados de las pruebas en Bangladés fueron neutrales en el sentido en que no se observó una reducción de la mortalidad, ya que la deficiencia no era severa y el riesgo de mortalidad materna no era tan elevado como para poder reducirse todavía más con un suplemento nutricional, comentaron los expertos.

Los científicos añadieron que es posible que las diferencias contextuales drásticas entre las poblaciones estudiadas de Nepal y Bangladés hayan sido la causa de la divergencia de los resultados: en Bangladés, la tasa de mortalidad desde el principio del embarazo hasta los 3 meses posteriores al parto de aquellas mujeres que tomaron placebo sólo representaba el 30% de la tasa de mortalidad de las mujeres nepalíes del grupo del placebo. Además, los niveles de vitamina A en sangre de las madres bengalíes eran significativamente mejores que los de las mujeres nepalíes. Otra diferencia clave es que las madres de Bangladés tenían más posibilidades que las mujeres nepalíes de que un trabajador sanitario tradicional o capacitado las atendiera en el parto.

Los investigadores afirmaron que independientemente de los efectos que la vitamina A tenga en la mortalidad, conseguir que las madres alcancen unos niveles adecuados de ésta a través de la dieta, la suplementación o la fortificación, es una meta importante para la salud pública. Por diversas razones, un consumo adecuado de vitamina A y su precursor el betacaroteno podrían ser esenciales para la madre y el bebé.

referencias

  1. West K. P. et al. Effects of Vitamin A or Beta Carotene Supplementation on Pregnancy-Related Mortality and Infant Mortality in Rural Bangladesh A Cluster Randomized Trial. Journal of the American Medical Association. 2011; 305:1986–1995.

  2. West K. P. et al. Double blind, cluster randomised trial of low dose supplementation with vitamin A or
    ? carotene on mortality related to pregnancy in Nepal. BMJ. 1999; 318(7183):570–575.